la agricultura es la profesion propia del sabio ciceron

“La Agricultura es la profesión propia del sabio, la mucho más correcta al simple, y el empleo mucho más noble para todo hombre (y agrego mujer) libre”. (Cicerón, Siglo I a.C.)

Hesíodo (medios S.VII a.C.) fue pastor, agricultor y poeta. Nació en un pequeño pueblo Ascra, al sur del helicón. En la mitología griega, Helicó era el dios que personificaba la montaña homónima, de 1.748 m, entre el Parnaso y el Citerón, en Beocia, cerca del golfo de Corinto. Alejandro Magno mencionó que Hesíodo fue “el poeta de los campesinos”. En “Los trabajos y los días”, apunta: “Por el hecho de que lo que desatiende sus tareas jamás llena su granero, antes bien, lo vacía. Quien retrasa el trabajo cada vez, reta el desastre”. Y asimismo nos recomienda “Presta atención al instante en el que vas a sentir el granyito de la grúa, que todos los años llama desde lo prominente de las nubes. Su granyito es la señal de la siembra y comunica la llegada del invierno lluvioso”.

La filosofía de la agricultura: aproximaciones.

La agricultura fué entre las prácticas humanas que ha acompañado al hombre desde el momento en que fue publicado a la tierra. A nivel científico se puede revisar que desde tiempos prehistóricos el hombre se ha alimentado de frutos, hortalizas, tubérculos y raíces. Antes que el hombre probase la carne, los alimentos antes citado, formaban una parte de su dieta, en tanto que de esta forma lo revela F. Engels en una de su obra El Origen de la Familia, la Propiedad Privada y del Estado , que bajo la luz de determinadas indagaciones del antropólogo estadounidense Lewis H. Morgan, este trabajo vio la luz en 1884.

En este tratado el pensador inglés arguye que en el estadio medio del periodo categorizado como barbarie, el hombre “al Este, empieza con la domesticación de animales y al Oeste, con el cultivo de las hortalizas por medio del riego” (Engels, 2007, p. 4). Este razonamiento muestra de qué manera el cultivo de plantas comibles, de frutas y tubérculos, fue una práctica incorporada por el hombre en esos periodos. Es audaz asegurar que los estudios completados por Lewis Morgan y más tarde por Engels, exhibe la dependencia humana de la tierra como medio y como fin en sí. Exhibe de qué forma esta noble práctica (la agricultura) estuvo presente desde tiempos y civilizaciones viejas, aplicando la utilización de la tierra como fuente o medio de subsistencia, como una necesidad empapada en la conciencia del humano desde temporadas milenarias.

Deja un comentario