la agricultura en la epoca de grecia y roma

Eran populares asimismo como Aqueos, se les consideraba el primer pueblo propiamente heleno y también penetraron en Creta entre el 1.500 a. y el 1.400 a. Se instalaron en la zona del Peloponeso y edificaron esenciales ciudades fortaleza con palacios, santuarios y funerales. Su sociedad era jerarquizada y con una central. Micenas fue el primordial centro político, económico y militar. Esta civilización se encontraba estructurada en pequeños estados donde los palacios-fortaleza (como Micenas o Tirinto

campo

) controlaban la actividad política, económica y militar. La primordial fuente económica era la agricultura, si bien su expansión económica por el Egeo les dejó la fundación de fábricas en las islas griegas, costas de Anatolia, sur de Italia y Sicilia.

Los micénicos eran guerreros y en sus tumbas se han encontrado varias joyas y armas. Han tomado la mítica localidad de Troya, y sus hazañas y aventuras fueron contadas en poemas épicos por escritores como Homero en su Ilíada. Entre 1.200 y 1.cien aC. la civilización micénica entró en crisis gracias a las invasiones de un pueblo procedente del norte, los doris. Tras esto todos y cada uno de los pueblos del Egeo entraron en un periodo de caída y de atraso popular como la Temporada Obscura (1.cien a. C. al 800 a. C.

campo

). Un periodo del que solamente hay fuentes históricas que nos dejen comprender qué ocurrió.

Cultura de la civilización cretense

El arte cretense decoraba sus palacios con la hermosura y la armonía de la naturaleza.

Arte, arquitectura y producción artesanal 

Pocas creaciones técnicas

A lo largo de toda su crónica, el modelo agrícola heleno continuó prácticamente inamovible y las creaciones técnicas que se brindaron fueron más que nada importadas de otras zonas como Roma. Varios de los ingenios que mucho más contribuyeron a prosperar el trabajo en el campo heleno fueron la prensa romana (realmente útil en la elaboración de aceite de oliva

campo

) o el molino de agua.

Al comienzo de su crónica, la civilización griega tenía una dieta basada eminentemente en los cereales. De estos, la cebada era la mucho más consumida en tanto que, en frente de otras como el trigo o el mijo, presentaba unas condiciones de cultivo mucho más fáciles. El lote de las islas griegas era duro y seco, pero dejaba el cultivo de ciertas especies comúnmente mediterráneas como el olivo o el viñedo. Estas especies presentaban el problema de que su producción debía proponerse en un largo plazo, pero merced a ellas se generalizó la producción de modelos tan habituales de la región como el vino o el aceite de oliva.

Evolución de la agricultura en el Imperio de roma

A lo largo de los primeros años de historia del imperio, los campesinos tenían la tierra en usufructo. Estas tierras, llamadas heredium, contaban con una extensión aproximada de 5400 m2 y se completaban con otras infraestructuras como la vivienda, las cuadras o las tierras de pasto. La riqueza de los primeros campesinos romanos se medía en rebaños. Se trataba, por consiguiente, de pequeños modelos de explotación familiar con un poco nivel de tecnificación, aplicados primordialmente al cultivo de cereales y leguminosas y cuyo excedente acostumbraba a venderse en las ciudades.

Con el pasar de los años la expansión del Imperio de roma provocó modificaciones en este sistema. Los campesinos se vieron sometidos a servicios militares poco a poco más largos y campañas bélicas mucho más usuales. La consecuencia fue la aparición de un nuevo modelo agrícola en el que el trabajo físico era efectuado por esclavos y extranjeros. De a poco, la aristocracia comenzó a atesorar tierras y los primeros latifundios agrícolas triunfaron peso conforme Roma expandía su área de predominación. Nace de esta manera un sistema de corte feudalista que hace una progresiva ruralización por la que las villas del imperio se muestran como construcciones independientes ajeno de las ciudades. Este modelo va a ser dominante y subsistirá aun a la caída de Roma.

Deja un comentario