introducción de agricultura no tradicional en africa en la colonizacion

Entre los inconvenientes medioambientales que en los últimos tiempos está consiguiendo dimensiones excepcionalmente graves, es el producido por determinadas especies de la fauna y flora exóticas que se agregaron en biotopos extraños a sus sitios de origen. Ciertas están ocasionando fracasos monumentales en nuestros ecosistemas.

Ya hace bastantes décadas, los científicos fueron probando que el mundo Tierra no está conformado por una sucesión de compartimentos estancos, desconectados entre sí, en los que la evolución padece un desarrollo acrisolado. Desde la noche de los tiempos, las especies han transgredido fronteras y han invadido territorios extraños sin que esto haya supuesto un inconveniente particular para la estabilidad de los ecosistemas; estos últimos se marchan remodelando todo el tiempo gracias a este fenómeno natural. Es la situacion, por servirnos de un ejemplo, del camaleón del sur peninsular, introducido hace unos tres mil años desde el norte de África, a la perfección amoldado a los ecosistemas litorales andaluces, donde no ha apartado a ninguna otra clase y ha ocupado un nicho ecológico – lea recurso biológico y alimenticio-desempleado, u otros como los de la gineta o el melocotón, que se considera que fueron introducidos por los árabes como animales familiares y no muestran inconvenientes de conservación. En verdad, esta movilidad de fauna y flora forma una parte del mismo fenómeno histórico-evolutivo terrestre. Hoy en día, por distintos fundamentos (esencialmente comerciales, entre aquéllos que no pocos tienen relación con la expansión del turismo y la promoción de la caza y la pesca deportiva, pero asimismo por fundamentos científicos), el hombre está movilizando especies de un ubicación a otro con una desinhibición y también insensatez alarmantes. Al generar este fenómeno en un espacio de tiempo tan corto y de manera tan reiterativa, el puzzle ecológico se está descomponiendo a alta velocidad.

agricultor

Francia: fuerte implantación militar… ¿para resguardar qué?

En los últimos cincuenta años Francia ha intervenido militarmente en suelo africano en 44 oportunidades. Hasta la década de los noventa, lo logró de manera unilateral, sin preguntar a absolutamente nadie. El día de hoy son mucho más cautos y en el momento en que actúan lo hacen bajo el orden de algún organismo en todo el mundo. El aval no cambia el fondo: el ejército francés ha ocupado a África.

Atendiendo al mapa previo, observamos de qué forma Francia tiene múltiples bases militares en la región del Sahel, y tropas desplegadas en numerosos países. En la mayor parte de las situaciones no son tropas estáticas ni pasivas, sino se usan con intensidad en las tareas militares. Ejemplos recientes los podemos encontrar en 2002, 2003, 2004, 2008, 2011 y 2014. Es una zona de todo el mundo muy convulsa: el ámbito idóneo para desplegar tropas.

Deja un comentario