impacto del cambio climático sobre la agricultura andaluza maíz

Con ocasión del Día En todo el mundo de la Biodiversidad, que se festeja el 22 de mayo en el mundo entero la Interfaz Andalucía Libre de Transgénicos alarma sobre la amenaza que suponen los cultivos transgénicos sobre la biodiversidad silvestre y agrícola de Andalucía. El patrimonio genético, ambiental y cultural que acoge a la agricultura campesina andaluza está poco a poco más degradado por la trascendente implantación de la agricultura industrial y los transgénicos no hacen mucho más que agudizar esta inclinación.

En las últimas décadas los transgénicos estuvieron accediendo en el plato y en el campo de los de europa. La puerta de entrada a Europa fué y todavía es España. En territorio español se cultivan las tres cuartas unas partes del maíz transgénico autorizado para su siembra comercial en toda la Unión Europea. Además, por todo nuestro territorio abundan incontables cultivos transgénicos experimentales justo a la vera de otros cultivos comúnes y ecológicos que intimidan con polución genética. Por otro lado, la enorme mayor una parte del pienso para la ganadería europea procede de los enormes monocultivos transgénicos que están devastando la Amazonia.

CAMBIO CLIMÁTICO Y AGRICULTURA

«La coyuntura se está volviendo complicada», asegura Efeagro desde el Centro de Estudios y también Investigación para la Administración de Peligros Agrarios y Medioambientales (Ceigram) en tanto que a la escasez de agua se ha unido el incremento del precio de la energía.

«Ahora está mudando la distribución de cultivos por el aspecto agua en España. Es bien difícil ver maíz en Andalucía y las elecciones son las hortalizas, los frutales y el olivar», puso como un ejemplo, o con girasol, que es de secano y si se riega solo va a ser con una pequeña proporción de soporte.

Incidencia en el olivar

Si bien el olivo es una clase condescendiente a la sequía al estar conveniente y amoldado al tiempo mediterráneo, asimismo se ve perjudicado por este incremento de fenómenos meteorológicos extremos de qué hablamos. Tanto el desarrollo como la eficacia, la calidad o la distribución se tienen la posibilidad de ver perjudicados, más allá de que diversos estudios coinciden en que hay un prominente ingrediente de imprevisibilidad en los procesos implicados en el cultivo de la aceituna y un elevado número de variedades, pero lo que no puede ser categórico en las aclaraciones referentes al encontronazo del cambio climático al olivar.

La enorme dependencia del tiempo provoca que el calentamiento global sea la mayor amenaza para los cultivos de cereales. Y sucede que su producción, que se efectúa en la mayoría de los casos en secano en este país, padece fuertes oscilaciones a raíz del tiempo, eminentemente por la variabilidad de las precipitaciones. La escasez de agua, la subida de las temperaturas y la intensidad de las sequías van a ser escenciales en el desempeño de cereales como el trigo.

La floración se altera

Por otro lado, el progreso de las temperaturas vernales hace adelantos en la floración en frutales de tiempos tibios, que de media en Europa se está continuando 2 ,5 días por década desde los años 70. No obstante, en los frutales de hueso cultivados en tiempos mucho más cálidos, la carencia de un número bastante de horas de frío mientras que están en estado latente puede producir la activa opuesta, es a decir, retrasos en la floración. Además de esto, la floración se expone irregular y con mayor inclinación a caer.

Varios de estos frutales (almendros, albaricoqueros, cerezos) tienen flores hermafroditas cuyas partes femenina y masculina maduran a diferentes ritmos. Comúnmente, los labradores han resuelto este desfase mezclando filas de distintas variedades, como las almendras, ayudadas por fauna polinizadora.

Deja un comentario