gestión sostenible de recursos hídricos limitados en agricultura de regadío

El informe exhibe que lograr estos objetivos para 2030 va a ser «un desafío»: el planeta todavía tiene diez años para lograr estos objetivos, pero solo tenemos la posibilidad de tener éxito si hacemos un empleo mejor y mucho más productivo de los nuestros limitados elementos hídricos, tanto de agua dulce como de lluvia», apunta el directivo general de la FAO, QU Dongyu.

De los 1.200 miles de individuos que viven en las ubicaciones mucho más críticas por la carencia de agua, 520 millones viven en áreas despobladas, y 660 millones en pequeños centros urbanos rodeados de tierra agrícola

Métodos de administración del agua en la agricultura

a una confluencia de presiones sin precedentes Con un desarrollo sosprechado del 30% de la población mundial, se acentuará la rivalidad por unos elementos de tierra, agua y energía poco a poco más pocos, y la producción va a deber acrecentar para dar de comer al planeta y ajustarse a los cambios en los patrones de nutrición. La agricultura es dependiente en buena medida de los s ervéis que prestan los ecosistemas. La agricultura es dependiente en buena medida de los servicios que prestan los ecosistemas, con lo que los enfoques de la agricultura sostenible se centran en mejorar la producción achicando los impactos ambientales negativos y fomentando acciones para la protección, conservación, optimización y empleo eficaz de los elementos naturales. Necesitan la implementación de sistemas de administración sostenible de alcances multidimensionales que cubran tanto los puntos sociales como ambientales, con énfasis en la identificación de los peligros de la producción y la planificación de las ocupaciones para atenuar estos peligros. Impact delivering SAN da resoluciones para la implementación de sistemas de administración sostenible que dejan: Las fincas que trabajan con la RAS tienen la posibilidad de desarrollar y/o progresar su sistema de administración popular y ambiental, tener una administración de eficacia y de distribuidores de servicios, y hallar la trazabilidad y también integridad del producto, entre otros muchos provecho.

En lo que tiene relación particularmente al riego, es viable aspirar a una fuerte sostenibilidad pues el agua es, generalmente, un recurso renovable. Evidentemente, a nivel local, los elementos hídricos tienen la posibilidad de ser indefectibles, como en la situacion de las zonas yermas con escasas aportaciones de lluvia y notables reservas de agua subterránea no renovable. En estas zonas, la utilización de las aguas subterráneas es un caso de muestra tradicional de empleo insostenible del agua (de forma frecuente popular como minería de aguas subterráneas) (por poner un ejemplo, Konikov y Likhodedova, 2011). El riego sostenible debe asegurar que (1) las reservas de agua (por servirnos de un ejemplo, acuíferos, ríos o lagos) no se agoten sosteniendo tasas de extracción inferiores a las de reposición natural; (2) las extracciones de las masas de agua no provoquen pérdidas de hábitat acuático y una humillación irreversible de los ecosistemas; y (3) el riego no provoque otras maneras de daño ambiental (por servirnos de un ejemplo, salinización del suelo) con pérdidas socias de servicios y funcionalidades de los ecosistemas, aquí llamados colectivamente “capital natural” (por poner un ejemplo, de Perthuis y Jouvet, 2015 ) .

Técnicas y sistemas para la administración sostenible del agua en el campo

Para cumplir los lineamientos de sostenibilidad, el ámbito agrícola apuesta por múltiples técnicas y sistemas que benefician la administración del agua de manera sostenible. Ciertos mecanismos son fáciles, pero bastante funcionales. Otros, en cambio, necesitan mayores entendimientos tecnológicos.

Por otro lado, el riego por goteo se encuentra dentro de los sistemas de regadío que contribuyen a la sostenibilidad. El riego por goteo es el sistema de riego mucho más eficaz y con un manejo conveniente se logra no desaprovechar el agua en ningún instante.

Deja un comentario