frases sobre igualdad de la mujer en la agricultura

El año en que se recuerdan los 250 años del nacimiento y los 200 años de su muerte, deseamos comunicar el pensamiento del General Manuel Belgrano reflejado en estas oraciones:

  1. Soy muy apasionado que todas y cada una de las ciencias se sepan por principios y absolutamente nadie logre tener conocimiento de esto sin estar instruidos en ellos.
  2. El hombre, por su naturaleza, aspira quizás, y, por tanto, quiere tener comodidades y no se compone solo con comida.
  3. El honor y el premio son los 2 resortes mucho más a propósito a fin de que no se duerma el espíritu del hombre.
  4. Bien puede pesarle a todos y cada uno de los diablos, pero en mí jamás van a tener cabida
  5. El temor solo se utiliza para perderlo todo.
  6. Un pueblo culto jamás puede ser esclavizado.
  7. No es exactamente lo mismo vestir el traje militar que serlo.
  8. Ya que deseo que todos sepan el bien para alegrarse, y el mal para solucionarlo, si adoran a su patria; conque nada oculto ni esconderé jamás.
  9. Trabajé siempre y en todo momento para mi patria poniendo intención, no indecisión.
  10. Los gobiernos ilustrados, conociendo las virtudes que garantizan el premio y el honor, han empleado estos principios motores del corazón humano para todas y cada una de las compañías.
  11. Fundar academias es cultivar a las ánimas.
  12. El estudio del pasado enseña de qué manera el hombre debe manejarse en el presente y por venir.
  13. No busco glorias sino más bien la unión de los americanos y la prosperidad de la Patria.
  14. Me glorio de no haber engañado jamás a ningún hombre y de haber procedido todo el tiempo por el camino de la razón y de la justicia, pese a haber popular la ingratitud.
  15. Deseo volar, pero mis alas son chicas para tanto peso.
  16. Sin educación, en balde es fatigarse, jamás vamos a ser mucho más que lo que lamentablemente somos.
  17. No hubiese un español que no creyese ser señor de América, y los americanos les miraban entonces con poco menos estupor que los indios en los principios de sus horribles carnicerías, tituladas conquistas.
  18. ¿Qué otra cosa son los individuos de un gobierno, que los agentes de negocios de la sociedad, para repararlos y dirigirlos de la manera que con arreglo al interés público?
  19. Absolutamente nadie me separara de los principios que adopté en el momento en que me resolví a buscar la independencia de la patria querida, y como este solo es mi objeto, no las glorias, no los honores, no los cargos laborales, no los intereses, estoy cierto que seré incesante en proseguirlos.
  20. no se separan de la razón y la justicia que concibo, ni se han dirigido jamás a conformar partidos, ni proseguirlos.
  21. Esta paz tan estimable se compra al duro precio de la sangre y de la desaparición.
  22. La vida es nada si la independencia se pierde.
  23. Este país, que parece ser no piensa ni tiene entendimientos económicos, va a ser sin comercio un país desgraciado, esterilizada su feracidad y holgando su industria.
  24. Deseo calurosamente el mejoramiento de los pueblos.
  25. Su única finalidad ha de ser por un avenimiento… o observaremos transformarse el país en puros salvajes.
  26. Que no se sienta puesto que los ricos devoran a los pobres, y que la justicia es solo para esos.
  27. No acercamiento medio entre socorrer a la patria o fallecer con honor.
  28. No busco el término de absolutamente nadie, sino más bien el de mi conciencia, que al fin es con lo que vivo en todos y cada uno de los momentos y no deseo que me remueva.
  29. Mis pretenciones no son otras que eludir la efusión de sangre entre hermanos.
  30. A quien procede con honradez, nada debe alterarle. He hecho todo cuanto he podido y jamás he faltado a mi palabra.
  31. Ni la virtud ni los talentos tienen precio, ni se tienen la posibilidad de compensar con dinero sin degradarlo.
  32. Desde la mucho más recóndita antigüedad hasta nuestros días, la crónica de los siglos y de los tiempos nos enseña cuánto aprecio han justo todos los que pusieron el fundamento en alguna obra beneficiosa a la raza humana.
  33. Procedimiento no caos; especialidad, no caos; perseverancia no improvisación; solidez, no blanda; grandeza, no condescendencia.
  34. Nuestros patriotas están envueltos de pasiones, y particularmente, la de la venganza.
  35. Sirvo la patria sin otro objeto que el de verla constituida, este es el premio al que aspiro.
  36. Todo es dependiente y resulta del cultivo de las tierras; sin él no hay materias primas para las artes, por consiguiente, la industria, que no posee como ejercitarse, no puede proveer materias a fin de que el comercio se ejecute.
  37. Me hierve la sangre, al ver tanto obstáculo.
  38. Semeja que la injusticia tiene en nosotros mucho más abrigo que la justicia. Pero yo me río, y prosigo mi sendero.
  39. Promover la agricultura, animar a la industria y resguardar el comercio son los tres elementos esenciales que tienen que ocupar la atención.
  40. Estoy muy habituado a contrastes y tengo mucho más espíritu que en las prosperidades; me pasa siempre y en todo momento en estas que tras el buen tiempo viene el malo y en este que debe venir aquel.
  41. Hay que contener la venganza y soliciar a Dios que la desterre, por el hecho de que si no es de este modo, esto no es jamás finalizar y jamás observaremos la calma.
  42. Nada importa comprender o no la vida de determinada clase de hombres que sus trabajos y anhelos les han contraído además, y ni un solo momento han concedido a el resto; pero la de los hombres públicos, cualquier persona que sea, siempre y en todo momento debe presentarse, o a fin de que ayuda de ejemplo que se emite, o de una lección que reproche de incidir en los defectos.
  43. La manera de contener los delitos y promover las virtudes es castigar al criminal y resguardar al inocente.
  44. En balde los hombres se empeñan en arrastrar a su opinión a el resto, en el momento en que ella no está fundamentada en la razón.
  45. La sombra de la Junta que llevo conmigo hace prodigios; la Junta va a ser la vencedora, no yo; su nombre solo con el aspecto de nuestros toros atrae a los cariños y aterra a los desalmados.
  46. Que nos entristezcamos o nos ponemos contentos, la mano que todo lo dirige, no de ahí que cambiará: esta es una verdad evangélica.
  47. Los hombres no entran en razón mientras que no sufren.
  48. En mis principios no entra ocasionar males sino más bien cortarlos.
  49. El interés es el único móvil inteligente del corazón del hombre y bien manejado puede proveer infinitas utilidades.
  50. Había que corresponder a la seguridad del pueblo, y me contraje al ejercicio de esta obligación, asegurando, como seguro, a la faz del cosmos, que todas y cada una mis ideas modificaron, y ni solo una concedía a un elemento especial, por mucho que me interesase el bien público se encontraba a todos momentos frente mi vista.
  51. La agricultura es la madre fecunda que da todas y cada una de las materias primas que dan movimiento a las artes y al comercio.
  52. Lo que opinar justo debo llevarlo a cabo, sin consideraciones ni respetos a absolutamente nadie.
  53. Se tienen que poner academias gratis para las pequeñas, se les va a enseñar la doctrina cristiana, a leer, a redactar, coser, bordar, y primordialmente inspirar amor al trabajo, para dividirlas de l ociosidad, tan amenazante o mucho más a las mujeres que a los hombres.
  54. Yo no sé mucho más que charlar la realidad y expresarme con franqueza esto me lo he propuesto desde el comienzo de la revolución y he seguido y proseguiré de esta manera.
  55. Todas y cada una de las adversidades se vencerían de forma rápida si hubiese algo de interés por la patria.
  56. El bien público está en todos y cada uno de los momentos enfrente de mi vida.
  57. Se apoderaron de mí las ideas de independencia, igualdad, seguridad, propiedad, y solo veía déspotas donde se oponían que el hombre estuviese donde estuviese, no disfrutase de unos derechos que Dios y la naturaleza le habían concedido.
  58. Mis pretenciones no son otras que eludir la efusión de sangre entre hermanos.
  59. Ninguna cosa tiene su valor real, ni efectivo en sí, solo tiene lo que nosotros le deseamos ofrecer; y este se liga exactamente a la necesidad que tengamos; a los medios de agradar esa inclinación; los deseos de lograrla y su escasez y abundancia.
  60. Juro a la patria ahora mis compañeros, que si a las tres de la tarde del día inmediato el virrey no hubiese renunciado, a fe de caballero, ¡yo lo derrocaré con mis armas!
  61. Bastante me falta por ser un auténtico padre de la patria, me contentaría con ser un óptimo hijo.

Deja un comentario