en que se parece la agricultura y la ganaderia extensiva

El mes pasado de septiembre nuestro compañero Pedro M. Herrera, coordinador del área de Ganadería de la Fundación y facilitador de la Interfaz por la Ganadería Extensiva y el Pastoralismo, publicó adjuntado con Patricia Dopazo Gallego, coeditora de la publicación Soberanía Alimenticia, un producto en El Salto basado en la cuestión de la ganadería: entre las situaciones animalistas y las de la industria cárnica.

La iniciativa que lanzan desde un análisis sobre la demanda y el consumo de hoy de la carne en España es una reflexión sobre el encontronazo popular, medioambiental y económico del consumo de carne. De carnes, deberíamos decir, pues lo que Pedro y Patricia nos trasladan con una definitiva claridad es que sólo algunas de las carnes son iguales. Frente ciertas tendencias en nutrición y los mensajes lanzados desde campos próximos al animalismo, que nos señalan a una reducción radical o erradicación del consumo cárnico; la agroindustria mucho más insaciable está expandiendo de manera exponencial su negocio instalando macrogranjas, proyectos que reiben una muy fuerte crítica desde extensos ámbitos –por su encontronazo ambiental, popular y económico– y han favorecido, por servirnos de un ejemplo, el surgimiento de la Organizadora Estatal Stop Ganadería Industrial.

El ganado es un placeholder, o sea, una manera de garantizar la posesión, una actividad mucho más importante o rentable que explotar la carne o la leche.

En este momento que relata la ganadería como una manera informal de tener la tierra, vuelvo a referirme al caso de Colombia: allí la deforestación ha incrementado y varios especialistas lo atribuyen a la firma de los pactos de paz entre el gobierno y la guerrilla. La guerra fue un cerrojo que impidió el ingreso a estos bosques. ¿Le semeja una aceptable explicación?

Yo pienso que terminantemente es una explicación importante. Casi todos o prácticamente todos los países en el postconflicto han vivido vivencias afines. Nicaragua aumentó drásticamente la deforestación y la ganadería extensiva en los años 90, tras el enfrentamiento. Guatemala, en la zona de Petén, experimentó una situación afín, y lo mismo en Perú, y ciertos países de África y Asia. Hay un inconveniente de de qué forma hallar una gobernanza en un corto plazo de territorios donde comúnmente el Estado no tuvo presencia y lo que mantuvo la deforestación bajo control es la crueldad, el rapto y la extorsión.

El ejemplo de ‘A paso lent’ en la Red social Valenciana

La ganadería extensiva es la opción que garantiza un futuro sostenible. De esta forma lo enseña el emprendimiento ‘A paso lent’ en un reportaje en el que se recopila la experiencia de tres ganaderos que engloban un total de 17.

agricultor

000 ha cerca de la población de Alcublas (Valencia), efectuado por La Cosecha producciones. Estos ganaderos fomentan otros modelos de producción y consumo, sostenibles y respetuosos con el medio, y, por ahora, han abierto nuevos canales de comercialización de carne de cordero y cabrito que dejan establecer nuevamente los vínculos entre la localidad de Valencia y su ambiente rural, con el autoservicio colaborativo ‘Som Alimentació’, el lugar de comidas agroecológico ‘Al-Paladar’ y el comedor de una escuela cooperativa ‘La Gavina’. Los tres personajes principales: Arsenio Navarro González, José Manuel Jorge Orrios y José Miguel Garrido Martorel nos cuentan en su mediometraje que es viable apostar por modelos sostenibles. «Apostar por la ganadería y la agricultura es apostar por un planeta rural vivo», aseguran.

Desde la cooperativa piensan este modelo de ganadería como una alternativa económica que asiste para fijar población y sostener el tejido popular en áreas que carecen de otras elecciones productivas. Sus propósitos son anunciar la ganadería extensiva y sus provecho al grupo de la sociedad: sostener la biodiversidad, achicar el peligro de propagación de enormes incendios forestales, integrar y fijar población en el planeta rural, entre otros muchos. Tal como devolver el control de la comercialización a los ganaderos ahora la gente consumidoras, impulsando nuevos canales de comercialización que conecten La Zona montañosa con la localidad de Valencia.

La ganadería extensiva, una alternativa mucho más ecológica

Si charlamos de las especificaciones mucho más esenciales de la ganadería extensiva, tenemos la posibilidad de poner énfasis el achicado consumo de energía (por poner un ejemplo gasóleo o electricidad) para la generación de los alimentos.

Esta clase de ganadería contribuye a sostener los agroecosistemas naturales y la variedad para tener un avance mucho más conveniente de los animales. Además de esto puede contribuir a achicar la erosión en tiempos áridos.

Un informe de Michele Nori para el emprendimiento PASTRES examina las políticas de europa sobre ganadería extensiva, Entretantos coopera en la traducción y difusión del archivo

En contraste a otras zonas de todo el mundo, el marco político en Europa es de entrada conveniente a la ganadería extensiva. Las políticas de la UE reconocen los múltiples valores del pastoreo y sus contribuciones en concepto de bien común, administración medioambiental y cohesión territorial. Reconociendo que estos recursos públicos no son sostenibles sin una remuneración, la UE apoya a los pastores con medidas directas y también indirectas, incluyendo las subvenciones. Estas se piensan maneras de compensación y recompensa para los productores que trabajan en zonas desfavorecidas y ámbitos de prominente valor natural.

Deja un comentario