en el sector primario que agricultura hay en asturias

Asturias, con poco mucho más de un millón de pobladores, ocupa la situación 14 en el top de población de las 20 comunidades autónomas españolas. En la economía asturiana el campo primario (agricultura y ganadería) solo representa ahora un 1,5% del PIB, el secundario (Industria y Construcción) piensa el 29,5% y el ámbito servicios, en constante desarrollo, consigue el 69% . Por lo relacionado al empleo, el campo servicios maneja el 78%, el campo secundario el 15% y el primario el 3%.

El campo TIC está compuesto por las industrias manufactureras o de servicios cuya actividad primordial está enlazada con el avance, la producción, la comercialización y la utilización intensivo de las tecnologías de la información y las comunicaciones. En Asturias hay buenas chances para el ámbito TIC, puesto que tiene geniales infraestructuras de comunicaciones, banda ancha en todo el territorio y una gran oferta de estudios universitarios de nivel y máster del campo TIC generadores de elementos humanos con prominente nivel de capacitación. Además de esto, Asturias ocupa una situación señalada en todo el país en ciudadanía digital.

El ámbito primario asturiano y ciertos datos

En contraste a lo ocurrido en otras zonas, el campo primario asturiano prosigue vivísimo y sostiene parte de la población. Según datos recientes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Nutrición, cerca del 6 por ciento trabajan en este campo.

Semeja poco, pero es considerablemente más si lo equiparamos con los números que dan otras comunidades. El pasado y el presente de la zona pasa por el campo y la excelencia.

agricultura

Lejos de ser un medio de subsistencia, el día de hoy los modelos naturales son comidas exclusivas.

«Somos el ámbito mucho más estratégico para cualquier territorio»

Hace un par de meses el medio rural llenaba las ciudades de tractores, rastrillos, azadas y pancartas para reinvidicar su papel. La crisis liberada por el coronavirus puso aún mucho más de relieve su relevancia como garante de la soberanía alimenticia de la zona. El campo no espera y los que viven no paran. ¿El propósito? Atestar la despensa de un millón de pobladores.

El campo asturiano, pese a su sangría poblacional o el envejecimiento de sus fuerzas vivas, prosigue encarando una exclusiva contrariedad. Da igual que no realice décadas, bailando únicamente al sonido de la naturaleza, pero frente a la adversidad semeja medrar. Relucir mucho más. Y, con las fronteras prácticamente cerradas y la indecisión en el horizonte, se entiende su valor estratégico para asegurar no solo nuestra cadena alimenticia, que por supuesto es primordial, sino más bien asimismo la relevancia económica y el potencial de avance.

Deja un comentario