el uso de agua en la agricultura en francia

Francia puso en marcha un plan de acciones frente a la sequía que ha impuesto limitaciones de agua a 72 de los 101 departamentos del país para sostener con las modificaciones mucho más bajas probables la actividad del ámbito agropecuario y de las centrales de energía nuclear .

El ministro de Agricultura, Marc Fesneau, acompañado por la asesora de Estado de Ecología, Bérangère Couillard, efectuó este sábado una visita al departamento de Charente, al oeste, para reunirse con causantes de los sindicatos agrícolas o de entidades expertos por escucharles mandar ciertos mensajes y manifestarles su acompañamiento.

¿Exactamente en qué radica AgriTech?

La agricultura tecnológica (o agricultura de precisión) radica en emplear tecnologías destacadas para progresar el desempeño de las explotaciones agrícolas. La utilización de estas tecnologías incrementa la eficacia de las parcelas, limitando la utilización de elementos energéticos y de insumos (agua, fertilizantes, modelos fitosanitarios…) y mejorando el trabajo de los labradores.

Estos se combaten a tres desafíos primordiales en su trabajo diario:

Tabla de la Sequía

El conjunto de trabajo de la tabla de la sequía, desarrollado el pasado 4 de marzo, fué convocado el lunes próximo, día 5, para valorar la incidencia de la sequía en el ámbito agrario, informó el ministerio de Agricultura, Pesca y Nutrición (MAPA).

A este conjunto de trabajo técnico, configurado como una red de trueque de información y proposiciones, asistirán representantes de los ministerios de Agricultura, Pesca y Nutrición y Transición Ecológica y Reto Demográfico y de las comunidades autónomas « aparte de las organizaciones expertos agrarias, cooperativas agroalimentarias y comunidades de regantes».

Mucho más vegetales, menos desperdicio

En torno a diez millones de toneladas de alimentos son desperdiciadas en Francia todos los años; una tercer parte se ajusta a alimentos que son rechazados al campesino, así sea por el hecho de que incumplen con la medición pedida, por una sobreproducción o por inconvenientes de transporte. Uno de los resultados positivos de las AMAP es que ningún alimento se pierde, pues no están sometidos a la medición, no hay oscilaciones entre la oferta y la demanda (puesto que los usuarios han comprado de antemano y no tienen idea qué van a recibir cada semana) y al hallarse los campos en zonas próximas a los sitios de distribución, la comida no se estropea a lo largo del camino.

Evelyne Boulogne es una consumidora de AMAP ya hace 6 años, o como ella elige nombrarse, es una “amapiana”. «Nosotros no nos llamamos usuarios, nos mencionamos amapianos, o sea que somos usuarios en compromiso». Enseña que “ser una parte de una AMAP es, en cierta forma, un deber de abonar un salario justo a un campesino. Nuestra motivación asimismo es tener certeza de comer alimentos orgánicos y sin pesticidas, que son cultivados esmeradamente y que son recogidos exactamente el mismo día, que no fueron embalados, ni refrigerados ni son transportados por grandes distancias. Son alimentos cosechados exactamente el mismo día de la distribución, que están maduros, que son de la temporada, que son de la zona parisina. No disponemos tomates, por servirnos de un ejemplo, pues en esta zona no se dan, conque consumimos las verduras que van en ese territorio. El campesino se compromete a cultivar entre 40 y 50 verduras, ahora distribuirnos cuando menos diez verduras cada semana”.

Deja un comentario