el origen de la agricultura y la guerra del fuego

Todos entendemos que el hallazgo del fuego supuso un cambio extremista al hombre primitivo y que marcó un antes y un después en el devenir de la raza humana.

Guerra en múltiples frentes

La cosecha de verano termina de iniciar, con lo que todavía es imposible valorar los daños globales ocasionados ​​por los incendios. Este viernes, el Ministerio de Agricultura mencionó que los labradores habían recogido el primer millón de toneladas de grano de la temporada 2022 en algo mucho más de 400.000 hectáreas, pero esto solo representa el 3% de la área de siembra.

Aparte de los incendios, los labradores ucranianos se combaten a múltiples desafíos. Los que están cerca del frente tienen que lidiar con el peligro de la cosecha y la carencia de almacenaje conveniente. Decenas y decenas de silos y ciertas mayores plataformas de exportación fueron demolidas por los bombardeos rusos. Entre los mayores —en la localidad del sur de Mykolaiv— contenía unas 250.000 toneladas de grano antes de quemarse en el mes de junio.

La herramienta del fuego en la prehistoria

La utilización primordial que se le dio a este elemento, desde la prehistoria, era sostener una temperatura satisfactorio en los tiempos de frío, puesto que hace millones de años atrás el frío era realmente fuerte. Otro de los usos que hasta sigue hasta nuestros días es cocinar, nuestros ancestros ​​se percataron de que al cocinar la carne podía preservarse a lo largo de mucho más tiempo.

Evidentemente, asimismo era empleado para la defensa, en el momento en que algún animal mayor mostraba signos de estimar agredir, con enseñarle el fuego era bastante a fin de que se alejara. Y asimismo era empleado para hacer utensilios para la pelea, con el fuego se podían crear armas para nuestra defensa o de los conjuntos.

Origen del fuego

En el momento en que los primeros humanos abandonan África, llevan el fuego consigo. No obstante, el fuego que empleaban los australopitecos fue logrado probablemente de algún incendio.

Indudablemente, al caer un rayo sobre un árbol, este se incendiara. El hombre primitivo logró sostener ese fuego alimentándolo con mucho más leños y ramas de árboles. Pero esto tenía un enorme problema, habían de estar siempre y en todo momento atentos a fin de que no se apagase, puesto que todavía no conocían de qué forma hacer el fuego. Lo que aprendieron de qué manera observaremos ahora.

Deja un comentario