el oregen de la agricultura y la guerra del fuego

Desde principios de julio, los incendios prosiguen afectando a las islas del Delta Paraná. Este año se han quemado 65.000 ha. En el Delta la utilización del fuego es la mayoria de las veces intencional. En estas prácticas se intercalan prácticas ancestrales, con intereses extractivistas o inmobiliarios.

Los incendios en el Delta no son una novedad. Desde 2020 se quemaron mucho más de un millón de hectáreas. En lo que se refiere al origen de los incendios, convergen distintas componentes. Ciertos son fruto de la intervención humana pero eventuales, pero otros son intencionales. Estos últimos son promovidos por quienes apelan a la práctica ancestral de emplear el fuego para beneficiar el desarrollo de los pastos, o por fundamentos mucho más espurios como son los de mudar la utilización del territorio para cultivar cultivos como la soja, o para sumarlos los al negocio inmobiliario .La raza humana ha empleado el fuego ya hace un millón de años, al comienzo para calentarse y cocinar ciertos alimentos. Desde tiempos recónditos fue socorrer de la caza y tras la agricultura. Asimismo formó una parte de sus rituales y la mayor parte de las religiones. Nuestros guaraníes, por poner un ejemplo, usaban el fuego como un antecesor preciso de la agricultura. Un testimonio de los jesuitas nos ilustran sobre su forma de cultivar: “la forma de realizar sus sementeras es: primero arrancan y cortan los árboles pequeños y después cortan los granos, y ahora cerca de la sementera de qué manera están secos los árboles pequeños (a pesar de que los granos no lo están bastante) les pegan fuego y se abrasa todo cuanto han cortado, y siendo tan enorme el fuego quedan quemadas las raíces, la tierra vacía y fertilizada con la ceniza y al primer aguacero la siembran de maíz, yuca y muchas otras raíces y legumbres que ellos tienen excelentes: dadlo todo con enorme abundancia”.

Ataques selectivos

Las autoridades ucranianas no vacilan de que una parte de la estrategia de Rusia es eliminar la riqueza agrícola de Ucrania.

La semana anterior, la policía de la zona meridional de Jerson, entre las zonas agrícolas mucho más productivas de Ucrania, abrió un desarrollo penal por «la destrucción intencionada» de cultivos por la parte del ejército ruso .

Secuelas negativas del hallazgo del fuego

Siempre y en todo momento se mencionó de las ventajas que trajo el hallazgo del fuego, pero poco se conoce sobre las secuelas negativas que el fuego tuvo sobre los humanos , con lo que ciertos científicos se enfocaron a investigar estos efectos.

En la primera investigación que se efectuó para saber los efectos negativos del fuego, se identificó una mutación que es la que deja a los humanos modernos, la metabolización a un ritmo seguro de las toxinas que están en humo. En otros primates no se halló esta secuencia genética, no en los primeros homínidos como el Neandertal o el Denísova.

En el momento en que se descubrió el fuego

Los restos mucho más viejos de fogatas encendidas por el hombre, están en los yacimientos kenianos de Koobi Fora y Chesowanja, y en los etiopes de Bodo y Gaded. No eran propiamente humanos como nosotros, sino más bien nuestros ancestros. Los australopitecos, que tenían todavía un cerebro pequeñísimo y estaban semierguidos como ciertos monos, fueron los que descubrieron el fuego.

Deja un comentario