el futuro de los alimentos y de la agricultura

La interfaz de novedades Bloomberg efectuó este fenomenal vídeo que hace el pensamiento.

«Si no cambiamos nada y proseguimos de la manera en que consumimos en los próximos 40 años necesitaremos generar tanta comida como lo hicimos en los últimos 8.000 años. Pero conforme nuestra población medra, los elementos que requerimos están reduciendo y los labradores y científicos de todo el planeta están encontrando novedosas resoluciones para nutrirnos a todos»

La agricultura del futuro impulsada por la tecnología

Las operaciones del día a día en toda la cadena de suministro ahora desarrollan enormes proporciones de datos, que se usan para progresar el campo especial de cada negocio. Al explotar el valor que existe en este colosal lago de datos y llevarlo a cabo dinámico, los labradores tienen la posibilidad de conseguir un mejor desempeño y eficacia.

La agricultura de precisión y la industria 4.0 medrarán y se estandarizarán en los procesos productivos del campo. La tecnología dejará medirlo todo por medio de sensores interconectados, que emitirán información en el mismo instante y desde cualquier ubicación. Esto dejará mejorar todo el tiempo los procesos, ahorrar en materias primas, prosperar la rentabilidad de la producción o achicar el encontronazo medioambiental.

Los sistemas alimenticios emiten 18.000 millones de toneladas equivalentes de CO2

El último estudio sobre esto, últimamente anunciado, cifra en unos 18.000 millones de toneladas equivalentes de CO2 la contribución de los sistemas alimenticios a las emisiones globales, o sea, un 34% del total. En la situacion español, este porcentaje es menor y se cree en un 25% de las emisiones nacionales de GEI.

En todo el seminario web, los especialistas competidores fueron aportando ideas importantes del sendero que deberíamos continuar para compatibilizar la nutrición de una humanidad creciente, con mucho más de 9.000 millones de pobladores hacia medio siglo, con la mitigación del cambio climático y la conservación del medioambiente: generar mucho más pero de manera sostenible; tomar resoluciones bien difíciles sobre los escenarios y patrones de consumo, singularmente en los países ricos; achicar el desperdicio alimenticio; producir una gobernanza de los sistemas alimenticios que les realice resilientes a los choques que deberán enfrentar más adelante; etcétera

Conclusión

Para afrontar los desafíos inmediatos de la agricultura no hay fórmulas fáciles. Las acciones a arrancar son todas y cada una complicadas y necesitan que las pongan en práctica conjunta y de forma coordinada distintas áreas que tienen dentro política, sociología, economía, tecnología, educación, etcétera. Por ejemplo, estas acciones deberían implicar: el incremento de la eficacia agrícola, suponiendo que hay un enorme margen de optimización a arrimar el desempeño de las ubicaciones de todo el mundo donde la producción es mucho más baja hacia aquellas que la tienen mucho más alta , aparte de prosperar el desempeño de los cultivos en zonas donde este es ya alto; la finalización de la expansión de la agricultura, en especial la deforestación de las junglas del trópico y las sábanas; generar mucho más con menos, o sea, sacar el máximo desempeño de cosecha de cada unidad de agua, fertilizantes y energía; ir hacia dietas con menos proteína animal, con fuentes proteínicas animales de alta eficacia de conversión o con proteínas de síntesis; achicar el desperdicio de comida que se genera, sea en la explotación agraria, en el autoservicio o en la casa del cliente final. Asimismo va a ser esencial que este cliente logre entrar a información objetiva y normalizada sobre si el alimento que compra se ha producido siguiendo unos criterios de sostenibilidad específicos, lejos de etiquetas imprecisas como la agricultura «ecológica» o los modelos «de cercanía» .

De ahí que indudablemente va a haber que remarcar y orientar la investigación hacia los campos científicos recomendables, sabiendo que la tecnología que sea requerirá a unos clientes con un nivel de capacitación prominente. Ya que entre los puntos críticos es el incremento de la eficacia en los países desarrollandose y que las resoluciones van a deber aplicarse acatando la composición popular de las comunidades de origen, la capacitación de los campesinos va a ser un factor vital para este propósito. Este es un reto realmente bien difícil, que requerirá inversiones esenciales y medidas políticas fabricadas a la medida para cada caso, de las que en el final va a depender que resulte posible sostener una abundante población humana, y sobrepasar los atribuyas del apetito y la malnutrición.

Deja un comentario