el agua como factor de producción en la agricultura

Un axioma que aprendemos desde pequeños es que agua resulta primordial para la vida. Y, de hecho, es de esta manera: el agua tiene características moleculares, eléctricas y mecánicas y es vehículo de las reacciones químicas que permiten la vida. El agua dulce en el globo terráqueo ocupa solo un volumen de 35 millones de km cúbicos, de los que el 70% se destina a la agricultura. De ahí que, mejorar la utilización de este recurso, tan con limite y limitando a nuestra actividad agraria, es una compromiso ineludible para todos los que estamos trabajando en el campo agrícola.

La recién iniciada campaña de producción hortícola en la región meridional del litoral mediterráneo se encara a graves problemas de suministro de agua. Ahora transporta unos años arrastrando un déficit hidrológico tras múltiples ejercicios sin precipitaciones regulares, y en este momento la situación comienza a ser alarmante para los productores. La sepa de precipitaciones no solo repercute en poca disponibilidad de agua en las cuencas hidrográficas –con las consecuentes restricciones en los cultivos– sino, además de esto, se alteran y también acrecientan los ciclos biológicos de plagas y patologías, de manera que su control se hace bastante más difícil. Asimismo se ven perjudicadas las producciones al no contemplar el aporte de agua a las altas tasas evapotranspirativas de los cultivos sometidos a temperaturas altas. Si bien las plantas tienen sus sistemas de minimización de pérdidas superfluas de agua, por servirnos de un ejemplo, cerrando estomas, un inapropiado suministro hídrico en instantes vitales de desarrollo causa menguas notables de la producción, por servirnos de un ejemplo inferiores calibres en bulbos de cebolla de conservación .

De qué forma influye la utilización de plásticos

El plástico en la producción agrícola no solo ofrece protección a los cultivos en frente de los distintos causantes externos como los cambios en el tiempo, insectos y anomalías de la salud, sino asimismo asisten a hallar mejores cosechas al aceptar cambiar las temperaturas según las pretensiones de cada espacio.

La utilización de plásticos para la agricultura es riguroso y existen muchos tipos como, por servirnos de un ejemplo, el acolchado, que esencialmente se usa para ahorrar agua, conseguir cosechas tempranas y con mejor fachada . Los efectos de usar este género de plásticos, tal como tanques de almacenaje para agua, son convenientes en tanto que dejan preservar la humedad y los nutrientes de los suelos, preservar su composición y explotar al límite los abonos a fin de que los cultivos rindan además de esto, estén protegidos y se consiga una mayor proporción de modelos sanos.

La polución del agua en la Agricultura y Ganadería

La agricultura suma el 70% del consumo de agua en el mundo entero y es responsable del vertido de químicos, materia orgánica, desechos, sedimentos y sales.

En los últimos veinte años, ha surgido una exclusiva clase de contaminantes con apariencia de medicamentos como los antibióticos y las hormonas que se usan en la ganadería y que asimismo acostumbran a llegar a las fuentes hídricas y los ecosistemas, con peligro para la salud.

Deja un comentario