descubrimiento de la agricultura y la ganaderia en el neolitico

La capital de españa, 12 de marzo.- Con ocasión del Día En todo el mundo de la Mujer, MUJERES PARA EL DIÁLOGO Y LA EDUCACIÓN (MDE) organizó una visita al Museo Arqueológico Nacional (MAN) el pasado 9 de marzo, centrada en evolución de las mujeres desde la prehistoria hasta la romanización.

La sociedad prehistórica era bastante igualitaria en lo que se refiere al reparto de tareas entre hombres y mujeres. En el Paleolítico, las mujeres se dedicaban a la caza, la pesca y recolección. Tenían un papel activo en todos y cada uno de los campos de la vida y compartían con los hombres toda clase de sacrificios.

Forma de vida en el periodo Neolítico

Skara Brae, en las Islas Orcadas, fue una aldea neolítica construida hacia el 3000 a. C.

De manera gradual, ciertos conjuntos de cazadores-colectores fueron estableciéndose de forma permanente en espacios fijos y abandonando la manera de vida nómada. Comúnmente, los arqueólogos consideraban que el modo perfecto de vida sedentario era una consecuencia directa del avance de la agricultura y la ganadería. No obstante, a causa de múltiples descubrimientos arqueológicos, varios expertos afirman que el sedentarismo fue un desarrollo que se inició antes de la consolidación de las economías de producción de alimentos.

Los desenlaces

Los desenlaces de la investigación detallan que las zonas mucho más fértiles de todo el mundo no hicieron siempre sociedades mucho más complicadas, y que el aspecto vital fue el género de comida elegida como cultivo primordial: cereales y grano versus raíces y tubérculos.

Mientras que raíces y tubérculos son susceptibles a la putrefacción y no se preservan bien por largos periodos de tiempo, las patentizas del estudio señalan que «la durabilidad del grano de los cultivos de cereales y la sencillez de almacenaje hacía muy correctos para el transporte y empleo de una élite distante».

¿Qué es la Revolución neolítica?

La revolución neolítica fue un cambio vital en los métodos de vida de la raza humana, pasando de un modo de vida nómada a un sedentario, lo que comporta, además, una transformación económica, de una economía cosechadora se pasa a una economía productora.

Si bien sea popular como “revolución”, los historiadores insisten en que se trató de un cambio mucho más bien gradual, ocurrido, según Gordon Childe (1941), la teoría mucho más admitida hasta el día de hoy, en el VIII milenio aC, gracias a una crisis climática al comienzo del Holoceno. Basado en su relevancia para la narración de la raza humana, demandó por sí solo el término de “revolución”.

Tercera hipótesis: un cambio climático

La tercera hipótesis que podría argumentar el origen de esta novedosa forma de vida es la climática. O sea, que las noticias llegaron en contestación a un cambio climático que limitó los elementos de las sociedades cazadoras, pescadoras y cosechadoras.

El tiempo y la vegetación vivieron esenciales transformaciones a lo largo de la ventana temporal donde se generaron los cambios que brindaron rincón al Neolítico. Tras el Último Máximo Glacial, hace unos 23.000-19.000 años, el tiempo comenzó a templarse. Se causó un incremento general de las temperaturas y la humedad que acabó en los principios del Holoceno, hace unos 11.500 años, en el momento en que se fijaron las primordiales especificaciones del tiempo que nos divertimos hoy día.

Deja un comentario