daños que produce la agricultura intensiva al medio ambiente

Según un nuevo estudio en todo el mundo comandado por científicos de la Facultad de Cambridge, la agricultura de pequeña escala y/u orgánica que semejan ser «mucho más afables» con el medioambiente, de todos modos tiene mucho más costos ambientales y empleo de tierra por unidad de alimento producido en comparación con la agricultura intensiva de «prominente desempeño», que usa menos suelo y agua.

Ejemplos de agricultura extensiva

  1. La finca. Reuniendo ocupaciones pecuarias (ganadería vacuna, porcina, aviar) con la agricultura, este modelo de avance explota el abono natural de los animales y los restos vegetales de la cosecha como alimento, para apuntar a una suerte de ecosistema artificial donde distintos procesos se retroalimenten.
  2. Agricultura del secano. Dado su poco margen de precipitaciones o de hidrografía favorable, este género de cultivos acostumbra elegir los frutos de invierno, que encajan con la temporada de mayor humedad (trigo, cebada, centeno), puesto que solo se usa esta fuente de agua natural.
  3. Sembradios de arroz en Asia. Los mayores productores de este grano en el planeta son los países asiáticos, más que nada China y también India, y lo realizan en humedales largos que necesitan mucha mano de obra y parcialmente poca intervención mecanizada. No obstante, la producción de arroz china alcanzó en 2010 las prácticamente 200 millones de toneladas.
  4. La agricultura de subsistencia. Un caso de muestra quizás algo radical, en tanto que el sembradío, conuco o huerto familiar provee solamente a fin de que sobreviva una familia y cambie o venda el excedente con sus vecinos. Es quizá el punto agrícola mucho más distanciado de las pretensiones del mercado mundial de la nutrición y, por consiguiente, no necesita solamente intervención tecnológica ni insumos.
  5. Los sembradios ecológicos. Hablamos de variaciones de la agricultura extensiva cuyo propósito es prescindir de todo género de contaminantes y maquinarias, apostando por modelos lo mucho más naturales viable, que en vez de volumen brinden al mercado calidad alimenticia.

Prosigue con:

La polución del agua en la Agricultura y Ganadería

La agricultura suma el 70% del consumo de agua en el mundo entero y es responsable del vertido de químicos, materia orgánica, desechos, sedimentos y sales.

En los últimos veinte años, ha surgido una exclusiva clase de contaminantes con apariencia de medicamentos como los antibióticos y las hormonas que se usan en la ganadería y que asimismo acostumbran a llegar a las fuentes hídricas y los ecosistemas, con peligro para la salud.

Sistemas regenerativos y ciclos virtuosos

Sean DeWitt, directivo de la Idea de Restauración Global del Centro de Elementos Mundiales, se refiere a la restauración de la tierra degrada del mundo. Este desarrollo significa diferentes cosas en dependencia de la localización y la ecología. Hay toda clase de sistemas habituales y nuevos que mejoran el carbono, elevan el nivel freático y restauran la salud del suelo. Estos son los sistemas mucho más regenerativos que tienen la posibilidad de progresar la eficacia, guardar mucho más carbono y proveer mayor hábitat para los animales. Estos son ciclos virtuosos”.

El informe asigna una gran parte de la culpa de la humillación de los panoramas a la cada vez mayor necesidad de alimentos de la raza humana ahora los sistemas agrícolas modernos que los generan.

Deja un comentario