cuanto se gasta de agua en agricultura de francia

Una instalación de golf de 18 pozos ocupa una área de 60 campos de fútbol y precisa por año 18 mil millones de litros de agua, un consumo semejante al de ciudades de Pamplona o Salamanca. En Andalucía, el doble. El caudal mínimo se ubica entre 24 y 35 litros por segundo.

Hoy en día existe en España un censo mayor a los 400 campos de golf, el 9% públicos, de los que mucho más de 180 se han construido desde el año 2000 al calor del boom inmobiliario. La mitad son de 18 pozos. Andalucía con cientos y Cataluña con cerca de 50 son las comunidades autónomas con mucho más circuitos para la práctica de este deporte de élite. Marbella y Mijas, las dos localidades ubicadas en la provincia de Málaga, son los sitios míticos de golf con los clubs mucho más distinguidos del territorio español.

La huella de agua de la ganadería está compuesta en un 93% de agua verde

Es fundamental comprobar la composición del término de la huella de agua. En el momento en que se valora la media del consumo de agua en ganadería, mucho más del 90% es agua verde, que es agua de lluvia, capturada por tierra y evaporada mediante las plantas, y que regresa por consiguiente al período del agua . Esto ocurriría en alguno de las situaciones, con o sin animales de granja.

El agua verde que pertenece a estos ciclos verdaderamente no refleja el consumo neto de agua para la producción animal. La escasez real de agua solo puede fundamentarse en el agua azul. Si se quita el agua verde de la ecuación, la red social científica cree que se precisarían entre 550 y 700 litros para generar 1 kilo de carne de vacuno (dentro agua gris y agua azul). Según con la Agencia Nacional de Investigación Agronómica Francesa (INRA), 1 kilo de carne usaría 50 litros de agua “real” (agua azul) del período.

Tarifas flexibles

De esta forma en los próximos años Francia promoverá en las tarifas la introducción de incentivos para el ahorro de agua, que se ampliarán y fomentarán, así sea a través de la fijación de costes estacionales o la creación de una categoría de usuario de segundo hogar. El encontronazo de estos en los hogares mucho más pobres puede verse con limite por la introducción de los costos sociales del agua.

Las comunidades asimismo van a poder llevar a cabo medidas de sensibilización mejoradas para un mejor control del consumo de agua para aceptar a los individuos equiparar su nivel de consumo con el de usuarios afines y alertarlos, especialmente en la situacion de consumo elevado crónico.

Deja un comentario