Cristalizando tanto el método como los productos – Desarrollo rural europeo

Una característica curiosa de las iniciativas europeas de desarrollo rural destaca la importancia no solo de las ganancias y las ganancias físicas, sino también de la preservación de los medios y formas tradicionales. A lo largo de la historia europea, el desarrollo rural casi siempre significa desarrollo agrícola. En medio del alto nivel de industrialización de muchos de los miembros de la Unión Europea (UE), la importancia del desarrollo rural sigue siendo una de las principales prioridades de la comunidad. El tamaño considerablemente grande de la población que reside en las zonas rurales constituye un objeto de preocupación para los responsables políticos junto con la cuestión de la seguridad alimentaria y el aumento de la producción agrícola.

Eileen Wang en su artículo exploró las características y preocupaciones recientes en las iniciativas europeas de desarrollo rural y brindó un panorama general de los desarrollos recientes. No obstante, la importancia de la agricultura en la UE se ha manifestado en la disposición de la Política Agrícola Comunitaria (PAC) que consume una cantidad relativamente grande de la asignación presupuestaria de la UE. Los estados agrícolas se benefician de esta política en términos de asistencia financiera y ayudas nacionales e internacionales de la UE en su conjunto. Por su trascendencia, además, el tema de la PAC ha sido objeto de debates y controversias.

Según Wang, la PAC es fundamental en la evolución del desarrollo rural en Europa. Sus disposiciones no solo enfatizan la importancia de la producción sino también la calidad de vida de los agricultores. Recientemente, se introdujo una disposición adicional, el Segundo Pilar de la PAC, para mejorar aún más la utilidad de la PAC. Este Segundo Pilar destaca la importancia de la seguridad alimentaria, las preocupaciones ambientales y la preservación de las tradiciones y la cultura de las áreas agrícolas. El tema principal que aborda este Segundo Pilar se refiere al Reglamento de Desarrollo Rural (RDR). Dicha regulación brinda oportunidades para que las naciones con sectores agrícolas elijan entre menús de dispositivos, programas y mecanismos en sus propios contextos, a fin de cumplir con las prioridades nacionales de desarrollo agrícola y rural. Esta idea de un enfoque de abajo hacia arriba es una reacción a la ineficacia percibida de un enfoque de arriba hacia abajo impulsado por el gobierno considerando la diversidad de los estados europeos. Un mandato a nivel comunitario se ve inaplicable frente a variaciones en el nivel estatal de los miembros de la UE.

La introducción de empresas alternativas en las áreas rurales es otro avance, dice Wang. Las disposiciones sobre Empresas Agrícolas Alternativas (AFEs) contribuyen en gran medida a la continuación de la tradición agrícola porque los agricultores ahora pueden tener fuentes adicionales de ingresos. Curiosamente, la idea del agroturismo ya ha sido explotada en Italia en su programa titulado «agro-torismo». Entre otros, la UE también ha establecido una agencia local no elegida en los estados para ayudar a los programas agrícolas y aumentar el nivel de conciencia entre los agricultores.

Sin embargo, a pesar de estos avances, existen problemas importantes que aún obstaculizan la eficiencia total de las iniciativas de desarrollo rural. La preservación de la tradición y la cultura, aunque sigue siendo una prioridad máxima, sigue amenazada por los efectos de la globalización. Los problemas relacionados con la repoblación de las áreas rurales, la pérdida de identidad comunitaria y el aumento de los precios de las propiedades también se suman a las muchas desventajas que acompañan a las configuraciones de desarrollo rural.

Deja un comentario