consumo de agua en la produccion agricultura ganadera fao

A causa de la guerra que los chefs hicieron en la palta, tras mostrar la polución y la huella a nivel de carbono y también hídrico que generan, deseamos entender de qué forma es la producción de otros vegetales y frutas.

Basado en la sequía que vive el país (y los cambios en el tiempo en todo el planeta) es requisito enfocarse al avance sostenible de los alimentos.

Cuidar al medioambiente

La FAO protege que para remarcar la congruencia de las políticas y progresar la administración del agua va a haber que armonizar los incentivos. Las subvenciones en general habrían de ser sustituidas por otras enfocadas a alentar la adopción de novedosas tecnologías de riego y la provisión de servicios ambientales.

Respecto a esta última cuestión, los pagos por servicios ambientales, o sea, los pagos a los labradores o dueños de tierras que accedan a administrar sus tierras o cuencas hidrográficas a favor de la protección del medioambiente , asimismo tienen la posibilidad de contribuir a garantizar la adecuada opinión de unos ecosistemas en buen desempeño, afirma el informe.

La polución del agua en la Agricultura y Ganadería

La agricultura suma el 70% del consumo de agua en el mundo entero y es responsable del vertido de químicos, materia orgánica, desechos, sedimentos y sales.

En los últimos veinte años, ha surgido una exclusiva clase de contaminantes con apariencia de medicamentos como los antibióticos y las hormonas que se usan en la ganadería y que asimismo acostumbran a llegar a las fuentes hídricas y los ecosistemas, con peligro para la salud.

El chocolate, entre aquéllos que dejan mucho más huella

Otras instituciones dedicadas al encontronazo en los elementos hídricos del mundo que tienen los alimentos, como Water Footprint Network, apuntan de manera directa otros artículos vegetales con un alto consumo de agua. El té, por poner un ejemplo, necesita 8.860 litros por kilo cultivado. Si bien es el chocolate el que centra todas y cada una de las miradas de los científicos con un consumo de agua por cada kilo de 17.196 litros según esa organización. En el lado contrario, las cucurbitáceas –calabazas, pepinos o melones– están entre las mucho más sostenibles variedades de cultivo. Un kilo de pepino, por poner un ejemplo, necesita 353 litros.

Las naranjas, cuyo cultivo domina el levante y una parte del sur peninsular, precisan algo menos que los aguacates: 560 litros por kilo. La reina de la sostenibilidad es la patata: 287 litros por kilo. El mencionado arroz, en cambio, sobrepasa con creces a su contrincante como alimento básico en el planeta con 2.497 litros por cada kilo. El maíz está a medio sendero entre los dos con un número de 1.222 litros por idéntica cantidad. En lo que se refiere al azúcar hay diferencias visibles según su origen: la conseguida de procesar remolacha supone un gasto de agua de 920 litros por kilo; la que viene de la caña incrementa hasta los 1.782 litros.

Deja un comentario