consejería de agricultura alimentación y medio ambiente española en japón

La meta es conseguir novedosas variedades de maduración temprana, de elevada calidad de fruto, con autocompatibilidad floral y resistencia al virus de la sharka.

Septem Nostra y Museu del Mar alertan, en los desenlaces del estudio de Mapama, de la extensión de su peligro si avanza mucho más

La Fundación Museo del Mar y la asociación Septem Nostra-Ecologistas en Acción de Ceuta presentaron ayer los desenlaces del estudio respaldado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Nutrición y Medio Ámbito (Mapama) sobre las algas invasoras detectadas en el litoral de Ceuta y el área del Ajustado. 4 son las especies de algas invasoras que los estudiosos han registrado hasta la actualidad, la última, Rugulopterix okamurae, prosigue su expansión «realmente fuerte» y «peor» que el pasado verano, en el momento en que las masivas peligrosas cubrieron las playas de la bahía norte de un desapacible mantón cobrizo. Su aparición mucho más reciente estuvo propiciada por el último temporal de levante. Óscar Ocaña, directivo del Museo del Mar, notificó que este emprendimiento les permitió revisar esta evolución basado en las mediciones submarinas. La investigación permitió agrandar el estudio a otros puntos del litoral con tres novedosas estaciones, que se aúnan a las 4 que ya están, en la región del Desnarigado ingresando en la bahía norte. En 2, explicó el biólogo marino, esta planta ha colonizado y compite con el resto de condimentas. La buena nueva, resaltó Ocaña, es que aún no llegó a la tercera, cerca del Sarchal. Comparte su deseo de que no tenga encontronazo en la bahía sur con José Manuel Pérez Rivera, presidente de Septem Nostra. Por enfrente tienen otro semestre de monitorización que dejará saber «si prosigue avanzando» o los «cambios que haya podido ocasionar en la bahía sur». Si este alga, cuyo origen está en el cultivo de ostras niponas en Francia, se instala y medra antes que la autóctona Cystoseira, “tenemos la posibilidad de tener un inconveniente ecológico de extensión más adelante por el hecho de que cambiaría por el momento no solo el paisaje como ocurrió en la bahía norte, sino más bien un sistema ecológico que hasta la actualidad fué permanente”. La penetración «combativa» de la invasora en el último período de forma anual ha causado que las algas que antes dominaban los fondos «hayan quedado prácticamente desaparecidas o apartadas a su mínima expresión».

plantas

Pero, ¿por qué razón cambió ese paisaje de un día para otro? Ocaña apuntó a la exposición informativa sobre las especies invasoras que se tiene dentro al patrimonio del Museu del Mar. ciertas condiciones que han favorecido el avance de la R. Okamurae. A cuestiones de los cronistas, Ocaña confió en que la Cystoseira “le realice sombra por el hecho de que es altísima y la frene –a la de Japón– pues no perdamos los espléndidos bosques de la bahía sur”; además de esto, estimó que la invasora «no compite bien sobre los diez metros». Además de estas conclusiones científicas, Ocaña y Pérez Rivera expresaron su decepción por el hecho de que la administración local «prosigue dando la espalda a todo este emprendimiento» y los partidos «prosiguen en su electoralismo suicida en esta escapada hacia enfrente que no se conoce dónde va a llegar» . Los causantes del Museo del Mar y Septem Nostra lamentaron que no hay una “priorización” de los temas medioambientales, en España por norma general y en Ceuta particularmente. «Proseguimos sin novedades del conseller de Medio Ámbito», afirmaron amoldando el título del libro de Eduardo Mendoza; ni de la Consejería ni del Municipio. Esta es la pena”. Los dos aguardan que su titular, Emilio Carreira, «cambie de opinión» por el hecho de que, apuntaron, «no cree favorable comprender nada sobre lo que se hace aquí sobre el alga». Los proteccionistas criticaron la visión del medioambiente “anclada en otro tiempo y sitio pues el litoral por el momento no es solo una región de ocio y chiringuito, que va alén de la bandera azul, sino es un patrimonio demasiado frágil”. La actitud de las autoridades dadas estas algas invasoras, rechazaron, es la “provisión económica sencillamente para retirarla, no existe ningún género de provisión para investigar, accionar y sostener una observación”. Una posición que indica, a su juicio, la carencia de concienciación sobre la intensidad de esta cuestión.

El encaje de la arena de Canelles de Meca en la Agenda XXI

Deja un comentario