como medir los efectos del invierno en la agricultura

El cambio climático es un fenómeno que nos perjudica a todos, sus efectos ponen bajo riesgo la producción mundial de cultivos y consecuentemente el peligro de menor disponibilidad de alimentos a nivel local y global. Según la Convención de ONU sobre el Cambio Climático, la perturbación del tiempo en la tierra se vincula de manera directa con el incremento de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera, producto de ocupaciones humanas similares con la utilización intensivo de comburentes fósiles y la deforestación.

En este contexto, el aumento en las temperaturas crea efectos negativos como la escasez de agua, multitud de calor, precipitaciones pluviales, daños por crecidas de agua y sequías, que afectan a la actividad agrícola. Las proyecciones climáticas señalan que para 2030 se podría producir un aumento a la temperatura de hasta 2 °C. Se ha estimado que las ocupaciones agrícolas desarrollan el 24% de las emisiones de gases de invernadero. Unido a ello, la agricultura fomenta la pérdida de suelos hasta 2.5 ocasiones mayor en comparación con su pérdida natural.

El pastoreo de invierno es una parte de lo que tiene por nombre un sistema que viene dentro de cultivos y ganadería. Es un desarrollo en el que el ganado, como el ganado vacuno o caprino, puede pastar en un campo de cultivo a lo largo del invierno.

es más habitual en tiempos con inviernos suaves. En vez de comer el cultivo comercial que vende el agricultor, el ganado come el cultivo de cobertura que se plantó para medrar a lo largo del invierno.

En otras latitudes

El inconveniente no solo se muestra en Francia, asimismo en América del Sur. En la situacion de Argentina, pasó un aumento de las temperaturas en invierno y verano.

Indagaciones, efectuadas por Liliana Martínez y su aparato de la Facultad Nacional de Cuyo (Mendoza), hallaron exactamente los mismos síntomas en los cultivos de vid: el aumento de la temperatura en los viñedos propició el progreso de las fases fenológicas (en el momento en que se muestran los frutos) de las plantas.

Entre las virtudes que da el cultivo en invernadero es el control de las condiciones climáticas para garantizar un mejor avance de la planta.

Entre los componentes climáticos que influyen sobre el cultivo y la producción está la temperatura, que debe oscilar entre los 18-25 °C a fin de que la planta logre medrar apropiadamente y ofrecer su fruto ( Véase tabla con el resumen de demandas de temperatura para distintas especies). Abajo o sobre esta temperatura perfecta la planta no se consigue desarrollar apropiadamente y posiblemente el cultivo no realice el período biológico habitual y no alcance el máximo potencial de desempeño.

Además de esto, la temperatura participa (adjuntado con otros causantes como el CO2, iluminación, etcétera.) en algunas funcionalidades como la apertura o cierre de los estomas, que son indispensables en los procesos vitales de la fotosíntesis, transpiración y respiración de la planta.

Deja un comentario