como evitar el uso de fertilizantes en la agricultura

  • Una investigación dirigido por estudiosos de la UPM revela que las emisiones de amoníaco socias a la fertilización de cultivos podrían reducirse hasta un 82% con un encontronazo mínimo sobre la producción agrícola.

Las conclusiones de una investigación en el que participaron distintas universidades y centros de investigación nacionales y de europa, y que estuvo dirigido por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de la Facultad Politécnica de La capital española (UPM), apuntan que es viable hallar una reducción eficaz de las emisiones de amoníaco ocasionadas por la fertilización de los suelos agrícolas. Esta reducción se puede hallar a través de la combinación de tácticas que lleven a mejorar la administración del estiércol ganadero y los fertilizantes sintéticos no ureicos, consiguiendo un deber entre la protección del medioambiente y la seguridad alimenticia.

Polución de acuíferos por la fertilización nitrogenada

En tierras agrícolas, el nitrógeno está eminentemente como nitrato (NO3–). Los nitratos no se retienen poderosamente en el suelo, sino muestran alta movilidad a través del fluído de agua. Consecuentemente, es común que los nitratos se muevan en hondura con el agua de drenaje logrando lograr los acuíferos, en un desarrollo popular como lixiviación. La proporción de nitratos lixiviados hacia el subsuelo es dependiente del régimen de lluvias, de la aptitud de drenaje del suelo, y de la cantidad y instante de fertilización.

El agua con mucha cantidad de nitratos representa un peligro para la salud, en especial en bebés. Puede ocasionar el “síndrome del bebé azul” o metahemoglobinemia, que inhibe el transporte de oxígeno en la sangre, e inclusive puede ocasionar la desaparición.

FERTILIZANTES QUÍMICOS O MINERALES

Tienen desenlaces muy veloces, pero tienen la posibilidad de ser negativos para el medioambiente si no se aplican adecuadamente.

Se caracterizan pues en su fórmula un ion de metal se une a una molécula orgánica. Son ricos en micronutrientes.

La nutrición es dependiente de los fertilizantes

Los fertilizantes son vitales para asegurar una producción en cantidad bastante de alimentos para ofrecer de comer a toda la población mundial.

En verdad, las hambrunas producidas en ciertas zonas de todo el mundo —como la que sucedió en Corea del Norte entre 1995 y 1997— se debían, en determinada medida, a la incapacidad de abastecerse de fertilizantes (o de artículos químicos con los que fabricarlos).

Deja un comentario