como afecta a la agricultura las crecidas del nilo

La protección ambiental y la reducción de la pobreza no han de ser tratadas de manera separada por los gobiernos sino más bien, por contra, tienen que lograrse mediante políticas socioambientales que no dañen el derecho de los pueblos a agradar las pretensiones básicas en armonía con el ambiente. En esta problemática entran en disyuntiva países industrializados y países subdesarrollados. El conjunto de naciones africano en su integridad, y particularmente el norte, es víctima del cambio climático que se da hoy día.

La Cima En todo el mundo sobre el tiempo realizada en Ghana el año pasado trató íntegramente esta problemática en cuestión; exhortando a los países capitalistas a tomar medidas según con el Protocolo de Kioto para reducir sensiblemente las emisiones de carbono a la atmósfera. Enormes potencias como USA se resisten a proseguir con este programa, ocasionando estragos en el medioambiente; los que repercuten radicalmente en los llamados países del tercer planeta gracias a que tienen las próximas peculiaridades:

Limo

En los exuberantes campos verdes de Al Jazira, donde cultiva pepinos, berenjenas y papas merced a canales que nacen en el Nilo, Omar Abdelhay, comprueba que, con el pasar de los años, el trabajo se regresa poco a poco más bien difícil.

Hace ocho años, en el momento en que este padre de familia sudanés -cuya pequeña casa da de forma directa sobre el río- comenzó a trabajar las tierras familiares “había buen limo y el Nilo nutría apropiadamente nuestros cultivos”.

El campesino en el viejo Egipto

En el viejo Egipto, los campesinos formaban la clase popular mucho más amplia; no obstante, y más allá de la suma importancia de su tarea, su trabajo era menospreciado por otros varios conjuntos sociales. A lo largo de las crecidas, entre la siembra y la cosecha, el trabajo de varios labradores se detenía, con lo que estos se veían obligados a efectuar otras tareas como, por poner un ejemplo, la construcción de enormes proyectos públicas como pirámides u otras construcciones afines .

Los fértiles suelos del Nilo dejaban la germinación de multitud de especies vegetales. Entre los cultivos primordiales se tienen la posibilidad de contar cereales como la avena, el trigo y la cebada; legumbres y hortalizas como las lentejas, las habas, la cebolla, el ajo, el puerro o el pepino; o frutas como el melón, el higo o el dátil.

Deja un comentario