casas comerciales de productos ecologicos para la agricultura sevilla

Los días diez, 11 y 12 de marzo se ha festejado la 2ª edición en Sevilla de Biocultura, la Feria de artículos ecológicos y consumo responsable. 3 días intensos de actividad comercial y toda clase de ocupaciones similares con la nutrición ecológica y la vida natural en las que asimismo vimos la oferta de panadería y pastelería artesana y ecológica andaluza que se encuentra en exactamente la misma.

La Fira tenía un total de 250 expositores y mucho más de 200 ocupaciones y hablas repartidas a lo largo de los 3 días. Del total de expositores, cerca del 60% estaban aplicados al campo de la agricultura y la nutrición ecológica. Por lo relacionado al campo de la panadería y pastelería artesana y ecológica casi todos los stands eran de Andalucía, solo uno era de otra zona. Naturalmente, visitamos y saludamos los 6 stands presentes en Biocultura:

El ejemplo de Córdoba

Córdoba fue la primera localidad en ostentar el título de Localidad por el Comercio Justo en España. En estos 15 años impulsando las elecciones justas y solidarias se ha construido una composición sólida, y hay una extensa red de productoras y shoppings para hacer más simple a la gente consumidoras elecciones mucho más justas y solidarias. El Municipio de Córdoba es además de esto un líder estatal en ideas para la promoción del consumo responsable y el comercio justo.

Ciertas elecciones de consumo en Córdoba son:• El Ecomercat Red de productores/as de Córdoba, el primer sábado de cada mes.• EcoCórdoba – Asociación de Mercaderes y Hosteleros de Artículos Ecológicos de Córdoba.• La Teixidora – Mercao Popular La Teixidora• Almocafre – Cooperativa Ecológica de Consumo Ecológico.• La Acequia – Asociación cooperativa Agroecológica de autoproducción hortícola

Cosas que no me agradaron de la Feria de Biocultura de Sevilla

Hay que leer este capítulo bajo la visión de un individuo totalmente extraña y ignorante de este ámbito (Claudia) al revés de Lucía, que es exactamente una apasionada de la certificación ecológica.

A mi juicio, como ahora he comentado previamente, la certificación no ya no es un negocio que busca rentabilidades. Resulta visible que, por otro lado, esto contribuye la seguridad institucional de que esos artículos adquiridos bajo el sello ecológico europeo, se someten a rigurosos controles y pasan por el filtro de la rigurosa legislación europea. Más allá de que esto no quita que se tuviesen que enaltecer mucho más las características de modelos de cercanía que se tienen la posibilidad de conseguir en mercados habituales, donde es nuestro agricultor quien provee de vegetales creándonos asimismo un nexo con la tierra, entendiendo la ecología desde un criterio mucho más purista y menos comercial.

Deja un comentario