avantatges i desavantatges de la utilització del glifosato en agricultura

El glifosato se encuentra dentro de los herbicidas mucho más extensamente utilizados ​​en USA. Es un herbicida sistémico, lo que quiere decir que, al aplicarlo al follaje de la planta, se absorbe por medio de los tejidos para matar a las plantas de hoja ancha, malas yerbas y gramíneas.

Tabla de contenido:

  • ¿Qué es el glifosato y para qué exactamente se emplea?
    • Origen y empleo del glifosato
    • Secuelas ambientales del glifosato (tixag_s)
    • El glifosato en México
      • (tixag_li) y orina humana
      • ¿Qué es el glifosato y para qué exactamente se usa?

        El glifosato es un herbicida de extenso fantasma no selectivo y sistémico: cualquier planta puede absorberlo por medio de los tejidos. El activo químico impide que la planta perjudicada genere proteínas primordiales para su desarrollo, lo que la conduce al final a la desaparición (1) (2).

        En esencia, su función radica en eliminar las plantas consideradas “malas yerbas” o arvenses por los labradores, o sea aquellas que “hurtan” espacio, luz, agua y nutrientes en la siembra. En la mayoría de los casos se aplica a la preparación de un monocultivo, para adecentar el lote (3).

        En 2017, se hizo una acción conjunta en Europa (Bruselas, La capital española, Roma, Berlín y París), estructurada por Greenpeace y integrantes de otras ONG para impulsar una Idea Ciudadana Europea que regule los pesticidas y prohíba el glifosato. © Greenpeace / Eric De Mildt. © Eric De Mildt / Greenpeace

        El glifosato se aplica para eludir el brote de maleza y dejar el paso libre a los cultivos controlados. Ciertos labradores lo usan asimismo antes de cosechar los campos, en tanto que al hacer un efecto de secado, es mucho más simple juntar lo sembrado (4).

        “El glifosato es un arma de destrucción masiva, que no solo perjudica a la biodiversidad del agua y del suelo, sino más bien asimismo a la salud de la gente”. Luis Ferreirim, jefe de agricultura de Greenpeace España.

        Origen y empleo del glifosato

        En la década de 1970, Monsanto, entre las mayores compañías de agroquímicos en todo el mundo, lanzó al mercado Roundup , el herbicida que tiene glifosato como ingrediente activo.

        Hasta el año 2000, Monsanto sostuvo la patente, con lo que tras esa fecha se sumaron mucho más compañías para crear el herbicida, como Dow Chemical-Dupont y Syngenta-ChemChina (4 ).

        Monsanto asimismo es responsable del avance de variedades genéticamente cambiadas (GM) de maíz, soja y algodón resistentes al glifosato. De esta manera el herbicida se puede usar aun en el momento en que el cultivo controlado ahora está medrando, ¡sin dañarlo! (3).

        Esto gracias a su resistencia, si bien sí daña la vegetación nativa, ocasionando la destrucción de algún otro género de planta que intente germinar en este suelo, lo que, por su parte, resulta en daños ambientales.

        ¿Le resulta interesante entender qué se hizo en México para parar la proliferación de los transgénicos? Entérate de los hechos mucho más esenciales en la pelea contra estos en el país.

        Hoy en día, el glifosato es el herbicida mucho más utilizado en todo el mundo y el primordial en USA (2). Si bien a lo largo de años se creyó que su empleo no suponía ningún encontronazo negativo para el ambiente ni para la salud humana, de a poco se amontonó prueba del potencial daño que tiene dentro este químico.

        Secuelas ambientales del glifosato

        La app del glifosato puede parecer favorable para garantizar un enorme monocultivo y de esta forma asegurar el suministro de ciertos alimentos. No obstante, su empleo tiene un prominente coste para el ecosistema en el que se usa. Aquí te charlamos de los impactos negativos que tiene el glifosato en el ámbito.

        Conoce mucho más sobre el consumo responsable y ético con el ámbito en nuestra interfaz. Haz click aquí y entérate de de qué manera puedes ser parte.

        Múltiples especies de maleza han creado resistencia al glifosato, ocasionando los labradores empleen mucho más cantidad y composiciones mucho más beligerantes del químico, que resultan ser mucho más tóxicas. © Greenpeace / Hernan Perez Aguirre. © Hernan Perez Aguirre / Greenpeace

        Por años, se defendió la iniciativa de que el glifosato no producía resistencia a ninguna yerba. No obstante, cada vez hay mucho más estudios que verifican que múltiples especies (por poner un ejemplo, de los géneros Xanthium y Lolium) ahora muestran resistencia a este elemento (5), lo que deriva en malas yerbas “tolerantes”, en tanto que el glifosato por el momento no actúa ciertamente en estas especies y la proliferación incrementa.

        La abundancia de malas yerbas resistentes tiene múltiples efectos negativos, tanto para los cultivos para el ámbito:

        • Incrementan los costos de producción en el control de malas yerbas en subir la demanda de herbicidas y las prácticas de control.
        • Mayor dependencia de agroquímicos.
        • Daños a la vida silvestre.

        La consecuencia instantánea de este fenómeno es que los campesinos deciden acrecentar las dosis de glifosato a fin de que se produzca el efecto esperado; algo que las propias compañías productoras del herbicida han desaconsejado (5).

        En USA, se ha visto los árboles que estuvieron en contacto con el glifosato, los que muestran una reducción de su rusticidad (o capacidad para subsistir en tiempos desfavorables) a lo largo del invierno y una afectación a su resistencia en frente de anomalías de la salud fúngicas (5).

        Las mucha cantidad de glifosato dan a conocer a la flora y fauna de los ecosistemas. Un caso de muestra de esto es la destrucción de la flora silvestre, que sirve de cobijo y alimento para muchas especies de insectos beneficiosos.

        Con esto, se disminuye su población y su aptitud para supervisar naturalmente las plagas. Asimismo se termina por eliminar las plantas que alimentan las abejas, de forma que se perjudica el ciclo vital (1) (5) y, por consiguiente, el de los humanos.

        Otro de los usos del glifosato fué la aspersión aérea del químico para batallar cultivos de coca, amapola y mariguana, más que nada en países latinos como Colombia y Brasil, lo que ha acabado afectando a la biodiversidad de áreas selváticas , al impactar alén de las especies y cultivos que son propósito (4) (5).

        Además de esto, se encontró que este herbicida va de suave a equilibradamente tóxico para aves silvestres (como codornices y patos), ciertos anfibios, peces y también invertebrados acuáticos (5).

        En múltiples países, como Canadá, Australia y Suecia, se han encontrado indicios de glifosato en suelos y aguas, lo que posibilita que se alargue la polución por este químico (5).

        Aparte del encontronazo negativo en flora y fauna, el glifosato llegó hasta el agua que se usa para consumo humano, lo que llevó a ingresar normativas y leyes que regulan o sancionan empleo del herbicida, por los probables efectos que causa a la salud humana. Por poner un ejemplo, en 2019, la provincia del Chubut, en Argentina, determinó prohibir el glifosato.

        Con todo este panorama, ¿piensa que merece la pena el valor que pagamos por la utilización de este herbicida? Sé una parte de la llamada para reducir y parar la app de este químico nocivo. Súmate por reclamar elecciones de consumo mejores y mucho más causantes.

        El glifosato se utiliza extensamente en cultivos, como en este campo de viñedo en Alemania, tratado con el herbicida. © Greenpeace.

        El glifosato y sus daños a la salud humana

        Una de las considerables victorias para la regulación y disminución del empleo de glifosato sucedió en 2015, en el momento en que el Centro En todo el mundo de Indagaciones sobre el Cáncer (CIIC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluyó que el glifosato es una substancia probablemente cancerígena (1) (4).

        Esto, más allá de que ciertas agencias, como la Autoridad Europea de Seguridad Alimenticia (EFSA, por sus iniciales en inglés), dijeron que no supone un peligro y otras han minimizado los riesgos, siempre y cuando se use “apropiadamente”, como la Agencia de Protección Ambiental estadounidense (US EPA).

        No obstante, estudios científicos demostraron que sí que hay efectos sobre nuestra salud, varios de ellos libres en la 5ª edición (2020) de la Antología toxicológica del glifosato, que incluye poco mucho más de mil evidencias a nivel científico.

        Luis Ferreirim (Greenpeace España) encontró que múltiples indagaciones, donde se concluye que el glifosato no es amenazante para la salud, se desarrollan con base en estudios de Monsanto, con lo que hay un corte visible.

        En lo que se refiere a los efectos inmediatos, la utilización de glifosato causa irritaciones dérmicas y oculares, aparte de mareos, náuseas, inconvenientes respiratorios y incremento de la presión sanguínea (5).

        En Reino Unido, desde la década de los 90, se han anunciado múltiples solicitudes por intoxicación con glifosato. En múltiples zonas estadounidense, asimismo hubo demandas por irritaciones dermatológicas y daños en los ojos (5).

        No obstante, en un largo plazo, se ha sugerido que el glifosato sea una substancia cancerígena. Ahora en 1999, en un producto anunciado en la Journal of American Cancer Society, los autores Hardell y Eriksson relacionaron la exposición al herbicida con mayor peligro para desarrollar el linfoma no Hodgkin (LNH) (5).

        Las manifestaciones contra el glifosato se han realizado en distintas unas partes del planeta, como en la localidad de Roma. © Greenpeace / Massimo Guidi. © Massimo Guidi / Greenpeace

        Un caso emblemático salió a la luz en el 2014, en el momento en que Dewayne Johnson, un jardinero, demandó a Monsanto por el diagnóstico adelantado de LNH. Johnson verificó que a lo largo de 2012 y 2014 usó las fabricantes comerciales Roundup y Ranger Pro. millones de dólares estadounidenses (4) (6).

        No obstante, las demandas se han juntado por medio de los años y han superado las cien mil solo en USA.

        En 2018, Bayer, la compañía global de origen alemán, adquirió Monsanto, con lo que en este momento esta compañía químico-farmacéutica ha acordado un pago de 9 mil 600 millones de dólares americanos para los demandantes de un caso colectivo, armado por el bufete jurídico Weitz & Luxenberg (4).

        Si bien Bayer niega que el glifosato sea cancerígeno, ha guardado mucho más de mil millones de dólares americanos para contemplar futuras solicitudes (4), lo que quiere decir que aguardan mucho más casos que relacionen el herbicida con el cáncer.

        Este juicio por la demanda colectiva que se realizó en California, USA puso al descubierto los “Monsanto Papers”, documentos de comunicación interna en los que se descubrió la promoción de críticas positivas, adjuntado con la ocultación de información y bloqueo de indagaciones sobre el herbicida y efectos dañinos (3).

        Por los crecientes estudios de los efectos dañinos del glifosato en la salud humana, el enfrentamiento en legislaciones y normativas nacionales se ha acentuado. Por eso en 2019, Austria haya aprobado una ley que prohíbe el glifosato, único país en el que la restricción del herbicida se propuso de manera total (6). No obstante, a la fecha la restricción prosigue postergada por un tecnicismo.

        En múltiples ciudades estadounidense, Argentina, Canadá, Escocia, España y Novedosa Zelanda asimismo se ha contraindicado la utilización de este herbicida.

        Por su lado, en Malawi, Sri Lanka, Vietnam, Omán, Emiratos Árabes, Bahrein, Qatar, Bermudas, Colombia, San Vicente y Granadinas, Francia, Bélgica, Italia, República Checa, Dinamarca, Portugal y Países Bajos tienen limitaciones parciales hacia la utilización del glifosato(6).

        América Latina se encuentra dentro de las zonas donde se ha usado el glifosato en enormes proporciones. En 2018, Argentina lideraba el top mundial de empleo en el campo, según un análisis de la Facultad Nacional de La Plata (4).

        Naturalmente, es natural que existan campañas activas que defienden la utilización del glifosato, su supuesta calidad no tóxica (o levemente, como afirma Monsanto) y el beneficio que contribuye para los labradores y el período de los cultivos, ya que se habla del herbicida mucho más vendido en el planeta, ¡lo que lo realiza un negocio completamente lucrativo!

        Acción colectiva de Greenpeace en 2017 en Viena, en oposición al Parlamento austriaco, para reclamar la prohibición nacional del glifosato. © Greenpeace / Media Kobal. © Media Kobal / Greenpeace

        No obstante, es esencial que como productores y usuarios, tengamos la información precisa y sepamos que el glifosato sí causa graves daños ambientales ahora la salud humana.

        En Greenpeace defendemos el ingreso a esta información para ejercer un consumo responsable, mucho más ético y puesto en compromiso con el precaución integral de nuestro ámbito y nuestras sociedades. Consume menos, consume de manera responsable y asistencia al mundo. ¡Haz click aquí para sumarte a este movimiento!

        El glifosato en México

        En México se emplea el glifosato de manera popularizada desde 1981, año en que se dispararon los agronegocios en el país. La zona donde mucho más se aplica este herbicida es el sudeste mexicano, por el tiempo tropical que estimula el desarrollo acelerado de distintas especies (6).

        Un aproximado del 35% de los campos en México usa glifosato, más que nada en cultivos de cítricos, caña de azúcar y algodón (6).

        En México, varios de los nombres comerciales del glifosato son Cacique, Faena, Trinchera, Lático, Herbifox, Mochilero, Secafí, Bombás, Torbellino, Aquamáster y Potro (3).

        En 2019, la Secretaría de Medio Ámbito y Elementos Naturales (Semarnat) impidió la importación de mil toneladas del herbicida, teniendo en cuenta el “principio preventivo” (6), el que contempla que una resolución política se logre tomar gracias a un viable encontronazo negativo en el ámbito, sin que permanezca prueba absoluta.

        Por su lado, la Comisión Intersecretarial de Bioseguridad de los Organismos Genéticamente Editados (CIBIOGEM) tiene predisposición del público, con acompañamiento del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), un repositorio con estudios científicos de los efectos del glifosato en el ámbito y la salud.

        La Semarnat, entonces apuntada por Víctor Manuel Toledo Manzur, suspendió otras importaciones y propuso la supresión total del glifosato para 2024 (6). No obstante, en el mes de agosto de 2020, el entonces titular renunció a su cargo.

        Tras la salida de Toledo, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el gobierno no usará glifosato en ningún programa de gobierno, con la meta de achicar su utilización hasta quitarlo absolutamente 2024, para eludir una caída en producción de alimentos (6).

        En este sentido, la restricción del empleo del glifosato en el país representaría un triunfo para la salud pública y el precaución del ámbito, y sería el paso inicial para tener una agricultura ecológica libre de agroquímicos que respete los ciclos de la naturaleza y nos asista a proteger la agrobiodiversidad de México.

        En Greenpeace, ahora hemos advertido la urgencia de difundir un decreto presidencial para achicar el efecto nocivo de esta clase de químicos en nuestros alimentos. Para entender mucho más, solicitud: «Requerimos un decreto presidencial que prohíba los transgénicos y el glifosato».

        Campeche y Jalisco: casos de glifosato en agua y orina humana

        En México asimismo se han realizado indagaciones sobre la existencia de glifosato en el agua de consumo humano y el organismo de la gente. Aquí te compartimos 2 casos.

        En 2017, se han publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health los desenlaces de una investigación sobre la existencia de glifosato en siete comunidades agrícolas del ayuntamiento de Hopelchén, Campeche.

        Este ayuntamiento es el primordial productor de soja del estado, cuya capital (Campeche) se empleó como punto de comparación. El resultado: el 90% del grano de soja que se usa es GM, para soportar el glifosato (3).

        Se halló una mayor concentración de glifosato en agua subterránea en la red social de Ich-Ek, con 1.4 microgramos por litro (mg/L), cifra sobre los límites tolerados en Europa (3).

        Además, se halló glifosato en el agua embotellada de tres comunidades e inclusive en la comercializada en Mérida. Los escenarios excedieron los máximos tolerados en Europa, pero en México no hay una legislación clara sobre esto (3).

        En la situacion de la orina humana, se han tomado muestras de campesinos en el estado de Campeche y se equipararon con las de pescadores. Todos y cada uno de los testeos mostraron la existencia de glifosato, pero la concentración de orina en los campesinos (0.47 mg/L) fue mucho más del doble de la de los pescadores (0.22 mg/L) (3).

        Pese a la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para suspender la utilización del glifosato asociado al cultivo de soja GM, los pobladores de Campeche afirman que el cultivo prosigue realizándose de manera ilegal (3 ).

        En 2019, estudiosos de la Facultad de Guadalajara (UdeG) y el Centro de Investigación y Estudios Superiores en Antropología Popular (CIESAS) examinaron la orina de pequeños de anterior a la escuela, principal y secundaria en Autlán de Navarro, Jalisco, por petición de las propias mamás (6).

        Un total de 93 pequeños, entre 3 y 15 años, presentaron indicios de glifosato en su organismo, lo que alarmó a los progenitores (6).

        Estos son tan solo 2 ejemplos en México que, con evidencia a nivel científico, detallan el encontronazo del glifosato alén del tema de control y “usos apropiados” en los campos de cultivo.

        No obstante, casos afines se han anunciado en el mundo entero e inclusive, el glifosato se ha sugerido como una causa enlazada con la intolerancia al gluten y al avance de la patología celíaca (7).

        En ocasiones no sabemos de todas y cada una de las consecuencias que hay al nutrirnos, tanto en nuestra salud, como en el ámbito. Solicitud aquí ciertos tipos para desarrollar una alimentación sana y accesible con el mundo.

        En Greenpeace, nos encontramos persuadidos de que se puede conseguir una agricultura ecológica a través de elecciones para el control y manejo de arvenques, como la rotación de cultivos y la utilización de abonos verdes; acciones que tienen la posibilidad de prosperar la calidad del suelo, eludir la polución del agua y achicar la utilización de agroquímicos peligrosos para todos.

        ¡Súmate por un consumo responsable y renovamos la posibilidad de tener un planeta mucho más sustentable y ético!

        Referencias

      • Origen y empleo del glifosato

Deja un comentario