análisis comparativo de la agricultura antigua y la actual

En la actualidad, hay múltiples géneros de sistemas productivos en agricultura cada uno de ellos con sus peculiaridades. En la próxima tabla, podemos consultar una comparación de las especificaciones mucho más resaltadas entre tres tipos: la usual, la dentro y la ecológica. Quedan fuera una bien interesante que es la agricultura de precisión que observaremos en otro instante (para comprender mucho más, se puede preguntar este ENLACE). Asimismo queda fuera la agricultura clásico.

Entre las primordiales diferencias está la utilización de artículos fertilizantes, siendo la agricultura usual la menos restrictiva en empleo de artículos agroquímicos de síntesis, tras la dentro (que lo deja forma dominada) y la ecológica que solo deja un catálogo autorizado de modelos varios de naturaleza orgánica.

España, ¿agricultura clásico o actualizada?

La agricultura pertenece a la crónica de España. Desde el instante en que se disparó la producción industrial en la época del siglo XX y desde el instante en que el país ingresó en la Unión Europea (1986), comenzó a recorrer el sendero hacia la modernización de esa actividad.

Si bien hace 30 años la población activa en la agricultura nacional era del 15 por ciento y el día de hoy está en escenarios del 5 por ciento, su eficacia ha incrementado, tal como la calidad de vida de los labradores.

La agricultura clásico.

La intención de esta actividad siempre y en todo momento fué subsistir. Esta técnica se caracterizaba por la falta de tecnificación y tecnología. Tal es así que su producción escaseaba y se limitaba para el consumo mismo del agricultor y su familia.

Las herramientas básicas de esta labor eran la hoz, la azada o la pala, salvo en ocasiones poco comúnes donde el agricultor tenía un tractor. No obstante su desempeño no era empleado en su máximo potencial.

Los comienzos de la agricultura y la ganadería se remontan al Neolítico. Las ocupaciones depredadoras, como la caza y la recolección, fueron reemplazadas pausadamente por otras de carácter productivo como la domesticación de animales y el cultivo de la tierra. De esta manera, las sociedades fueron abandonando de a poco el nomadismo para transformarse en sedentarias y productoras de alimentos.

Oriente Central, eminentemente Mesopotamia y Egipto, es la región geográfica llamada “Crecent Fèrtil”, donde se muestran los primeros signos de neolitización: cambios en la manipulación de la piedra y surgimiento de la primera agricultura y ganadería.

  1. El arado sobre ruedas en oposición al arado de roma: este dejaba abrir surcos al unísono que eliminar la tierra.
  2. Substituir el toro por el caballo para labrar los campos: dejaba trabajar mucho más veloz y orear mejor el suelo.
  3. La rotación trienal, que consistía en cambiar los cultivos en tres parcelas distintas: 2 con cultivo de cereal o leguminosas y el otro en barbecho, en rotación a lo largo de tres años. De esta manera se incrementó la eficacia y diversificación de los terrenos.

Deja un comentario