Agricultura sostenible

La agricultura sostenible es la capacidad de un agricultor para producir alimentos de tal manera que el medio ambiente y el ecosistema circundante no se vean afectados por sus actividades agrícolas. Hay un par de cuestiones que están conectadas con esta forma de actividad agrícola que son la cuestión biofísica y la cuestión socioeconómica. La biofísica está relacionada con las actividades biológicas, como la rotación de cultivos, el uso de fertilizantes y nutrientes artificiales y la disponibilidad de otros recursos, como el agua, el viento y la luz solar, mientras que la socioeconómica se relaciona con el empleo de los agricultores, el costo de producción y el total. rendir.

Hablando de los atributos físicos de la sostenibilidad, no se entiende correctamente. La mayoría de las prácticas agrícolas muestran que el resultado final de estas prácticas ha resultado en la erosión del suelo, la salinización y el anegamiento. La mayoría de los bosques y áreas tropicales han perdido su fertilidad debido al cultivo excesivo y las técnicas agrícolas convencionales. Estas técnicas de cultivo convencionales están siendo reemplazadas por técnicas de agricultura sostenible. Estas técnicas incluyen el uso de fertilizantes modernos, cultivos modificados genéticamente, nutrientes artificiales y el uso de fuentes de energía renovables.

Existen muchas técnicas sostenibles para extraer nutrientes como el nitrógeno, el fósforo y el potasio, que son esenciales para el crecimiento de las plantas. Para el nitrógeno, podemos utilizar bacterias fijadoras de nitrógeno y el Proceso Haber para extraer industrialmente el nitrógeno del aire. En lo que respecta al fósforo y el potasio, se pueden mezclar cantidades adecuadas con nitrógeno para producir fertilizantes de alto rendimiento.

En la mayoría de las áreas, la lluvia es suficiente para satisfacer las necesidades de suministro de agua, pero en otras áreas se requiere riego. Estos sistemas de riego deben utilizarse adecuadamente para aprovechar al máximo el agua disponible. Los canales deben tener una adecuada y adecuada distribución. Además, debe evitarse el encharcamiento y el uso excesivo de productos químicos, ya que conducen a la salinización. Algunas tecnologías, como los pozos entubados y la perforación de agua, han aumentado considerablemente la distribución y disponibilidad del agua.

Los recursos naturales en estos días son escasos y las malas prácticas agrícolas significan su extinción. Además, estos hábitos también contribuyen a la contaminación y al daño del ecosistema. Los cultivos en el momento de su distribución deben contabilizarse para la ecuación de sostenibilidad. Esto significa que todos los gastos de producción y distribución de cultivos deben tenerse en cuenta antes de realizar el análisis de costo-beneficio final.

Existe un gran debate entre diferentes empresas, agricultores y científicos sobre cómo hacer que la agricultura sea sostenible. Una de las pocas prácticas puede ser sembrar muchos cultivos en un solo campo. Esto reducirá la pérdida de nutrientes y eliminará la posibilidad de erosión del suelo. Por otro lado, se aprovecharán mejor las condiciones climáticas y los recursos hídricos. El monocultivo es otro método relacionado con la agricultura sostenible. Este proceso consiste en cultivar solo un cultivo en un campo, pero no es muy recomendable porque dará como resultado que el suelo pierda su fertilidad con el tiempo.

El pastoreo excesivo también es un factor que contribuye a la erosión del suelo. El impacto de este factor se puede reducir en gran medida mediante la introducción de un enfoque sostenible conocido como gestión del pastoreo que incluye dividir el área de pastoreo en potreros que son fáciles de manejar y ocupan menos espacio.

La agricultura sostenible afecta el rendimiento general de los alimentos y debe aumentar debido a la población mundial en constante aumento, pero estas técnicas a veces afectan negativamente al medio ambiente, por ejemplo, el uso de fertilizantes para la eutrofización y la quema de bosques para despejar la tierra para el cultivo puede generar carbono. emisiones de dióxido. Algunos exponentes a favor de la agricultura sostenible coinciden en utilizar la agricultura ecológica. Aunque esta técnica tiene un rendimiento comparativamente bajo, puede usarse como una alternativa en aquellas áreas que son propensas a la sequía. Es un método costoso, pero si se educa a la gente sobre el uso de esta técnica, entonces hay buenas posibilidades de que se use ampliamente y se introduzcan nuevas técnicas que aumentarán la producción en el futuro.

Otra idea reciente que ha aparecido en el mercado para lograr la sostenibilidad exige la introducción de granjas verticales que aíslen el cultivo de las plagas, proporcionen producción durante todo el año y producción en el sitio. Una vez más, el costo es la principal preocupación que no permite esta técnica de agricultura sostenible.

Simplemente podemos deducir el hecho de que la agricultura sostenible es la necesidad del mundo moderno, pero se deben hacer consideraciones ya que la implementación de estas técnicas no es del todo factible y requiere un poco de reflexión. Aunque, realmente beneficiosa, esta técnica sigue siendo un sueño para las naciones subdesarrolladas y en desarrollo.

Deja un comentario