agricultura en el camp de morvedre cultius plagues i

José Antonio, vi de Almenase (Plana Baixa), se ha destinado a la agricultura desde el instante en que era muy joven. Compaginó la producción de naranja con su trabajo como ligado y dueño de la tienda del pueblo, que cerró solo se jubiló, tras amontonar múltiples años de pérdidas. «La construcción de un autoservicio al costado nos dañó bastante», recuerda. En este momento prosigue cultivando sus tres parcelas de Clemenules (pluralidad libre de mandarina), si bien todos los años le resulta más difícil conseguir un beneficio. Las causas son múltiples. Por una parte, buena parte de los frutos debe tirarlos por las deformaciones que les hace la plaga del algodón, un insecto procedente de Suráfrica llamado de esta forma por su apariencia, afín al de una borla de algodón. Por otro, el incremento de mandarines y naranja que proceden de Suráfrica; y se añade un tercer fundamento, relacionado con aquellas variedades libres, por las que los labradores no tienen que abonar ninguna licencia de explotación, pero no se aseguren que la pluralidad triunfe a lo largo de la campaña. «Este año, hemos perdido miles de kilogramos de clemenulas», afirma.

Según una investigación técnico de la Asociación Valenciana de Labradores (AVA-Asaja), en la campaña citrícola de hoy, el encontronazo del algodón –que en la Red social Valenciana se advirtió por vez primera en 2009 , en la ciudad de Benifairó de les Valls (Camp de Morvedre)– superará los 113 millones de euros en pérdidas directas. Específicamente, la asociación cifra una pérdida de 78,7 millones de euros para los productores del norte del territorio, 31,5 millones para los de las regiones de Valencia y 3,6 millones en el sur. En lo que se refiere al volumen de producción, AVA-Asaja contempla un total de 380.000 tonos de mandarines y naranjas dejados en los campos. A efectos asoladores que de año en año provoquen las plagas –en los últimos tiempos, llegaron hasta seis plagas por la carencia de controles sanitarios–, se aúna la rivalidad desleal del ámbito, primordialmente, desde su entrada en vigor, por año 2016, del macroacuerdo de libre comercio entre Europa y Suráfrica.

¡¡¡Vive y revela el centro medioambiental de la Marjal de Almardá!!!

Este otoño, La Casa Penya, el centro de educación ambiental de la Marjal de Almardá-Almenase, como de costumbre, va a abrir todos todos los domingos para anunciar los bienes naturales que acoge este humedal Ramsar. Asimismo cada miércoles y jueves y viernes para recibir centros académicos y conjuntos de mayores, respectivamente. Aparte de todos los lunes reservados para el voluntariado senior que, como novedad este año, abren su actividad al público. Y eso no es todo, por el hecho de que va a ser el ámbito de otras 4 ocupaciones, en las que vamos a tener el arroz como enorme personaje principal. Te aguardamos!!!

La primera de estas 4 jornadas particulares que ha ordenado la Comisión Peña con la colaboración del Municipio de Sagunto (Camp de Morvedre, Valencia) ), va a ser el domingo 16 de octubre. Ese día vamos a tener en esta vieja casa arrocera una exhibición de canto de batir, el canto clásico valenciano que se interpretaba a capella a lo largo de la siega del arroz. En concreto, disfrutaremos del espectáculo cultural Del campo al canto, interpretado por la cantaora Noelia Llorens Titana, La Semilla dulzaina y tabal de Almenase y Susana Díaz.

Deja un comentario