abejas y el empleo de plaguicidas en la agricultura

La acción polinizadora de las abejas está probada como vital para el período vegetal de la flora. Esta relevancia es señalada por la Organización de las ONU para la Nutrición (FAO), al calcular que mucho más del 70% de los cien cultivos que dan la mayor parte del alimento para humanos son polinizados por abejas. Sin abejas no hay alimentos, pero estos vitales insectos están riesgo en todo el mundo gracias a los plaguicidas neonicotinoides que todavía se aplican en numerosos países, incluido Costa Rica.

Ya hace mucho más de una década se inspecciona la relación de los plaguicidas neonicotinoides con la rápida y alarmante disminución en las ciudades de abejas a nivel global por su causa. En el mes de febrero de 2018 la Autoridad Europea de Seguridad Alimenticia concluyó a través del estudio de la evidencia a nivel científico, que la utilización de los neonicotinoides en la agricultura sí representa un peligro para las abejas, tanto silvestres como las abejas de miel (https://www .efsa.europa.eu).

Agroquímicos y abejas, mucho más de un siglo de historia

Por: Fabio Diazgranados Jaramillo * Economista- Empresario apícola experto en Gerencia Ambiental

como otros bastante se charla en los últimos 4 años de las causas de la desaparición masiva de abejas y la mayoria de las veces con un denominador común: los agroquímicos.

Industria química/ecologistas

Frente a la oposición de la industria química, que minimiza estos efectos, los ecologistas estiman que este género de medidas dan un «respiro» a las colonias, más allá de que prosiguen aplicando insecticidas que influyen en su despoblación.

La especialista socia al Centro Agroforestal Mundial Barbase Gemmill-Herren no ve inquietudes desde el criterio científico y también reitera que que “la proporción de pesticidas que se aplican en la actualidad es bastante menor que antes, pero su nivel de toxicidad hacia abejas y polinizadores es considerablemente más prominente”.

Abejas con inconvenientes cognitivos

Los fertilizantes y pesticidas asimismo tienen efectos dañinos en las abejas. «Se demostró que los herbicidas son muy dañinos para el ecosistema, que contaminan el suelo lo que daña de forma directa a la prole (descendencia familiar) de la abeja», afirma Villagra.

Según enseña el entomólogo, “en los últimos tiempos se descubrió algo muy alarmante que es que algunos pesticidas, como el glifosato, tienen la posibilidad de perturbar la microbiota del tracto digestivo de abejas, lo que repercute en el incremento de la mortalidad. ”. Además de esto, asimismo se descubrió hace unos años atrás que hay algunas especies de abejas nativas que precisan microorganismos que están en la tierra para generar su metamorfosis, afirma el científico. El desarrollo sucede de esta forma: la abeja transporta en su nido una bola de polen que después va a ser colonizada por bacterias y microorganismos. Después, la larva se come el polen, introduciendo este bulto microbiológico, lo que le deja llenar su metamorfosis. «Entonces en el momento en que existe polución por pesticidas que tienen un papel fungicida, podría ser enormemente amenazante», afirma Villagra, en tanto que se estarían descartando los organismos que asisten a la metamorfosis.

Mucho más información sobre los legisladores nombrados en esta historia

D

State Assembly, District 16 (San Ramón)

Deja un comentario